29 octubre 2015

Hana.


no sé dónde lo leí o dónde lo imaginé
pero sé que en el mundo existen culturas
en las que un nacimiento no se produce
el día del parto sino durante el mismo
momento de la fecundación
si las cosas funcionaran de esa manera
podría decir que tú naciste una tarde de agosto
en el huso horario de japón
como una célula que se estiraba y se dividía
preparándose para ser una flor
terminó el verano y con él la noticia de que tú
verías la luz que nosotros vemos
una vez consumidos los meses del frío
no sé dónde lo decidí o dónde lo supe
pero desde entonces empecé a medir el tiempo
no según las horas que hacía desde que
ana murió sino según las horas que quedaban
para que hana comenzara a llorar
en la pantalla de la ecografía tus manos
se estiran impacientes por tocar y por sentir
la doctora dice que no sabe con certeza
pero se arriesga a felicitarnos porque
los siete centímetros de feto que guardo
podrían pertenecer a una niña
vivimos para morir morimos para vivir
no sé donde lo vi o dónde lo imaginé
pero una tarde cualquiera de agosto
una polilla gris chocó contra mi muslo
y en ese pequeño y preciso instante
tu nacías


Barcelona, 29 de octubre de 2015.

11 comentarios:

Anónimo dijo...

cuánta belleza
enhorabuena por vuestra nueva flor

Marina Alcolea dijo...

qué bonito :)

Anónimo dijo...

uf espero que no pronunciéis hana como en el japonés del traductor de google porque sería complicado llamarla a cenar ;) otra cosa que te quería decir es que te falta añadir las dos últimas partes del diario a esa entrada donde tienes la lista con todos los enlaces y ya está buenas tardes y buenas vidas

Elise Plain dijo...

Precioso

Anónimo dijo...

Precioso poema. Y una precisión: huso (no *uso) horario.

Luna Miguel dijo...

Ay, diosesito. Mil gracias.
(Y a todos)

El viaje de Stendhal dijo...

Es tan precioso esto <3

Alfredo J Ramos dijo...

Y, sobre todo, preciso. Nacer es eso.

Andrea Dorantes dijo...

qué preciosidad.

Elena dijo...

Querida Luna,

Leo tu blog desde el principio, desde prácticamente el día 1. ¿Ocho años? ¿Nueve?
Nunca he escrito nada porque no tenía nada que aportarte, o por lo menos mucho menos de lo que seguramente tú me has aportado a mí. Te admiro, te aprecio y te doy las gracias por todos los momentos maravillosos que me has regalado en este tiempo. Donde acaban tus post empieza una nueva vida, una más bella y más ancha. Serás ser una madre maravillosa, tu madre estaría orgullosa de ti.
Felicidades y un abrazo cariñoso.
Elena.

Alvar González dijo...

No es "Tú nacías" ??