09 agosto 2015

Un baño en la playa de Enoshima.

Inio Asano


la playa está asquerosa
su arena ceniza me recuerda al plomo
como si una guerra acabara de librarse en Enoshima
cuerpos bronceados son cadáveres
cuerpos bronceados que nos miran
la playa está asquerosa y soleada
somos los únicos occidentales aquí
—con tatuajes no podréis bañaros, advierte el guardavías
pero los cadáveres también llevan signos en la piel
y cuando toco el agua turbia con mi meñique
nadie se inmuta
nadie nos regaña
—todo es puro, me digo
todo es limpio excepto el agua de esta playa
arena apolillada
agua amarillenta
si miro hacia abajo no distingo mis pies de los tuyos
líquido de la peor pesadilla
donde las gotas salpican naranjas
donde los niños nadan con flotadores de orca
y los adultos cadáver ríen con la boca llena de sal
una ola me trae un alga
una ola me arranca el aro de la oreja derecha
una ola acerca tu sexo al mío
y aunque el océano es amarillo esto me gusta
arriba
la niebla no deja paso al monte que las guías turísticas prometieron
—Hokusai pintó su famosa obra en estas playas, dices
pero la arena está asquerosa
el cielo está asqueroso
mi cadáver está asqueroso
tú nos abrazas


Enoshima, Kanagawa,
1 de agosto de 2015