15 abril 2015

No hay milagro más cruel que este.


Mírate. Llevas días sin escribir, aunque en realidad escribes mucho. El amor es un desierto, ¿dónde has leído eso? No lo sabes. Ya no te acuerdas. Mírate. Llevas días mordiéndote las uñas. (Os juro que no intento dar pena, pero no quepo aquí, ni tampoco aquí, ¿me entendéis? Ya no quepo en ningún sitio porque todo es apretadito y tengo escalofríos). Mírate. Llevas días siendo críptica y cruzando los dedos y buscando libros que hablen de ti pero ninguno lo hace. Vas a tener que inventártelo tú. Mírate y escribe. El amor es un desierto. (Os juro que lo he leído en alguna parte y pensé, qué verso más malo). Mírate. Y déjate ya de tonterías. (El glucómetro marca 58. Os juro que todo va a salir bien).

7 comentarios:

Anónimo dijo...

todos estamos atrapados en estos cuerpos extraños y ceñidos que hacen cosas extravagantes mientras nosotros tratamos de decidir qué queremos y a veces nos despertamos y nos preguntamos qué hacemos aquí y nos damos cuenta de que nuestros cuerpos nos han llevado hasta lugares marcianos a los que no hemos pedido ir y miramos pero no hay ningún icono con flechita para clicar y que nos lleve atrás a cómo estábamos antes

Fernando Martinez dijo...

Hola Luna, me gusta lo que escribes, recién comienzo yo... http://andodeletreando.blogspot.mx/

Atraparte Pez dijo...

Si que es malo, si

Sra. Mary Moonlight dijo...

Espero que el fin de la imagen que adjuntaste de indicios de un humor negro y atractivo como oposición al parrafo que escribes. ojalá y lo haya comprendido bien.

Todas las tormentas pasan, solo que se nos hace una eternidad su estancia. Yo actualmente me encuentro en una y desesperada busco la salida pero solo hago mas que darme tumbos y tumbos. Entonces me cansé de correr y me senté y aquí sigo, enraizada hasta sabe Dios cuando. Y me repito cantando un versito de Lavoe "pronto llegará el día de mi suerte, semejante de mi muerte, seguron que mi suerte cambiará".
Saludos!

Anónimo dijo...

Dices que no sabes qué escribir, pero a mí me encanta lo que escribes aquí. Te animo a seguir haciéndolo.

Ula dijo...

Vas por buen camino: adelante, valiente.

Anónimo dijo...

También está el resultado de que quien no se rinde es todo un valiente