27 agosto 2014

Los viajes de agosto (I): Sibiu.





Hacía tiempo que no me reía tanto como aquí. En esta ciudad absolutamente gris y absolutamente incendiada de poesía. Uno se da cuenta de que las cosas van a ir a mejor cuando encuentra personas en otro idioma a las que sólo puede abrazar. Vlad, Catalina y yo estamos rodeando la muralla de una antigua fortaleza germana, hemos hablado de política y de poesía, que para el caso, son lo mismo. Siento una absoluta fascinación por su país y por sus historias, pero el fin de semana pasa demasiado rápido y no me ha dado tiempo a escribir nada en mi cuaderno morado. Me marcho como me marché en mi anterior viaje: sabiendo que volveré. Todo sabe a polenta y a cerveza barata. Todo tiene el olor de esa amistad juvenil y poderosa que ya nos une. 


(Pronto una crónica completa de ARTmania Festival en PlayGround)