11 abril 2014

Me asomé al mundo.








Nueva York. Niza. La muerte.
Recupero estas fotografías de una cámara desechable con el filtro rojo. Están desordenadas. Pertenecen a mis dos primeros viajes del año. Antes del Infierno. Y junto a los perros románticos.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Para ti, amante de los tatuajes, parece haber sido escrito este fragmento (Myriam Moscona, Tela de sevoya):
"...buscando la verdad del rostro que tanto he amado, buscando las razones de una distancia inexplicable, inicio el diario de mi luto en el que escribo cada día en tinta negra una sola palabra sobre mi brazo izquierdo. Lo hago con una caligrafía controlada, manuscrita. Conservo el brazo seco, lleno de mis palabras y lo cubro para que nadie lo pueda ver. Primero escribo la palabra nido, y alrededor de todo el brazo, lo lleno de mi letra dolorida: única/abrazante/bella/fugaz/aérea/luminosa/anhelada/perdida/omnipresente/interna/huida/dulce/noble/triste."
Para ti, este pequeño regalo (Mar García Lozano)

Anónimo dijo...

desde madrid te abrazo

Aseret Blueminda dijo...

Muy chulas!

Anónimo dijo...

Cuídate, Luna.