25 abril 2014

El gato avergonzado.

Ningún sentimiento perdura en mí. Tan sólo la sensación de un hueco. Una ausencia como agua negra a la que me asomo y en la que veo reflejado lo que soy: mi propia ausencia, mi vacío.
Chantal Maillard


Así es. La nevera está vacía y los libros dan miedo. Deberíamos aprender a comer papel. Deberíamos aprender a lavar los platos después de cada lectura. Si leo un poema en voz alta, el gato me mira. Si estornudo, el gato se asusta. Si lloro, el gato se va. Avergonzado, nada desea de mí.

6 comentarios:

aleskander62 dijo...

El gato es un animal fascinante.
He escrito algunos poemas al gato, en la colección Imágenes falsas (finalista Premios de la Crítica Valenciana) y ahora en Escucha. Escucha sale dentro de poco, estoy haciendo las últimas correcciones.

Misael Pablo dijo...

Hermoso texto. Realmente hermoso.

Anónimo dijo...

http://miarteriadepapel.blogspot.com.es/ me encantaría que me dieras tu opinión, si tienes un hueco míralo por favor :)

Anónimo dijo...

Cómo conseguiste esa casa tan guay? Por una inmobiliaria o de manera privada. Es muy chula ;)

luna dijo...

por fotocasa

luna dijo...

por fotocasa