26 enero 2014

Mi retrato.

Apollonia Saintclair
El camino del exceso conduce al palacio del saber.
William Blake (otra vez)

1. Estoy aquí. Santa y Sana como prometía. No me he pintado las uñas ni me he dibujado los labios porque siento que todo ha de ser blanco como esta piel. 

2. Mañana llega Tao Lin, me ha escrito para pedirme un favor inocente. Viene para presentar Taipéi y el organismo ya me está temblando. Después nos vamos a Madrid con Ibrah, María y Carlos. ¿Literatura Alternativa o Alternativas a la Literatura? Ojalá nunca encontremos la respuesta.

3. He escrito cuatro artículos al día. He pasado 75 horas en la oficina esta semana. He hablado de chicas, de chichis, de chicos, de libros. 

4. Proyectos con Mai y conversaciones enloquecidas con Elena. Luego las preguntas de Isaac. Los ojos tristes de mis gatos. 

5. Soñamos con viajes a otras ciudades. Queremos dinero para poder marcharnos. Soñamos con cervezas todas las noches. Queremos otro hígado. También otro estómago.

5 comentarios:

Carlos de la Parra dijo...

Celebremos leer acerca de tan festivo exceso.

Hombre de arena dijo...

Fiery the angels fell, deep thunder roll'd around their shores, burning with the fires of Orc.

Anónimo dijo...

Qué interesante, tú queriendote marchar y yo queriendo dejar Berlin por Barcelona.

luna dijo...

Ah, no. Yo sólo quiero viajar. En Barcelona me quedo ;)

Rosario dijo...

Descubrí a Blake hace muchos años en una recién estrenada canción de Héroes, y desde entonces, vamos de la mano. Por cierto, Luna, soy Rosario, otra compañera del verso y de la noche que nunca se agota. Tu blog es muy interesante, iré pasando sus hojas más a menudo. Un saludo.