01 diciembre 2013

Destellos y silencio, pequeña antología de la joven poesía europea (4): Maria Borio.

François Gérard
Primero fue Sam Riviere (Reino Unido), luego David Teles Pereira (Portugal), luego Elena Medel (España) y hoy os presento a Maria Borio (1985, Italia). Borio es una de las poetas jóvenes más importantes de su país, ha publicado en múltiples revistas, blogs y antologías, una de ellas editada por Mondadori. Conocí su voz hace unos años gracias a Pablo López Carballo, quien tradujo algunos de sus versos para su blog y para Tenían veinte años y estaban locos. En esta ocasión, sin embargo, es mi amiga Ruth Llana quien se ofreció para entregarnos una versión de uno de los poemas de María Borio. Desde aquí mando mi agradecimiento primero a Pablo por el descubrimiento y después a Ruth por querer colaborar con esta pequeña antología online. 

Borio es una autora que me fascina porque con gran sencillez consigue hablar de temas dolorosos y profundos. Su imaginario está repleto de animales frágiles y de palabras que se buscan a sí mismas y se chocan, y se rompen, y se regeneran... Ruth tradujo tres de sus poemas aparecidos originalmente en una revista italiana, pero yo he elegido el más breve de todos ellos, el más conciso, y el que más me sorprendió.

Silencio, repito. Vienen destellos:


Una vez estuve apunto de morir
a la orilla de este pequeño lago.
Ahora un animal cualquiera hace el acróbata,
el agua se abre, las plantas reflejadas
relevan el peso, voluntades invisibles
se alargan.

Escondido, hay un paisaje de cemento,
una red de hierro, las esfinges entre las zarzas
-más allá la pesca, los girasoles
y mi paso sin respuesta
que libera.
Maria Borio
(traducción de Ruth Llana)

1 comentario:

Víctor L. Briones Antón dijo...

Independientemente de los autores y autoras que nos traes, agradezco ese esfuerzo de descubrir otras voces, es una labor necesaria creo...

Sobre el poema que dejas en esta entrada, efectivamente, es de esos muy claros dentro de su brevedad.

Saludos.