22 agosto 2013

Un verano raro (IV).





La bondadosa búsqueda de crecimiento, el gracioso deseo de existir de las flores, mi casi éxtasis por vivir entre ellas. El privilegio de ser testigo de mi existencia -también tú debes buscar el sol...
Allen Ginsberg

1. Cuando leo mis pensamientos más profundos desconfío de aquel poeta polaco.

2. La prueba dijo: No. La sangre dijo: Dónde estoy. La vida.

3. La sonrisa de Grétel hace que nada más importe. Invade la habitación. Llena este vacío. Mi vacío.

4. Que todo huela a albahaca es un placer demasiado poderoso.

5. Vimos conejos muertos. Melones muertos. Girasoles tendidos al dolor.

6. Taoísmo. Vacío contra materia. Soy vacío y soy materia. Como cereales. Soy vacío. Soy.

7. Mi marido está en Kosovo, me dice que por allí hay gatos muy pequeño que se escapan danzando de las pisadas humanas. Pequeños felinos regalando ternura en cualquier parte del mundo. Pequeñas bestias queremos atraparos.

8. Antiguos amigos me hablan de drogas. La vida es barata, pacífica, intensa.

9. Me rasco la luz y las heridas duelen.

10. Me rasco el sol y todos sudamos.

2 comentarios:

Humbert Humbert dijo...

Ya sabía yo que tanta absenta de garrafón no podía sentarme bien; ya confundo hasta las entradas. Copio y pego el pseudocomentario al que correspondía ocupar este lugary ya de paso me atrevo a afirmar que la melena corta le sienta muy bien:

Pero qué preciosidad, si hasta parece francesa! (me refiero a la berenjena).

De la pérdida de DVD uno se puede recuperar, pero de la de Bassarai... Menos mal que todavía nos queda Harlequin Ibérica.

Fran dijo...

me rasco el lomo y pierdo escamas...