26 julio 2013

Seal of approval: mis libros preferidos del primer semestre de 2013 y por qué deberíais leerlos.



Se acaba julio y parece que los lectores, los adictos y los coleccionistas de libros ya tenemos todos nuestros sentidos puestos en lo que será la alocada y nerviosa rentrée. Los grandes títulos del horizonte me llevan entonces a acordarme y a querer ordenar aquellos más me han gustado hasta la fecha, publicados dentro y fuera de España, y que más abajo señalo (el orden es aleatorio), reivindico y recomiendo:

-La trama nupcial, de Jeffrey Eugenides (Anagrama), por ser un retrato fiel del amor post-universitario, de las relaciones complicadísimas y de la locura. La mejor novela del año hasta la fecha.
-Un cuarto propio, de Virginia Woolf (Lumen), por ser una edición tan cuidada de uno de esos libros que a todos nos "cambiaron la vida".
-Poesía completa, de Anne Sexton (Linteo), por ser la primera vez que podemos leer a Anne Sexton de principio a fin. Una batalla ganada. Un volumen esencial en toda biblioteca.
-Así es como la pierdes, de Junot Díaz (Literatura Mondadori), por ser tan divertida, cruda y real. Por ser tan masculina y al mismo tiempo tan crítica con la masculinidad más desagradable.
-Como el ciervo huiste, de Iago Fernández (Delirio), por ser Iago Fernández el único narrador interesante, potente y prometedor nacido a partir de 1990 en este país. 
-Taipei, de Tao Lin (Vintage), por ser la mejor novela de uno de los autores más importantes de mi generación a nivel internacional.
-Todo ajeno, de Natalia Litvinova (Vaso Roto), por ser la gota que colma el vaso de la belleza poética que genera la autora. Y porque la fuerza de su voz ya es un hecho más allá de sus fronteras. 
-Una rubia imponente, de Dorothy Parker (Nórdica), por ser el libro que nos enseñó a ser mujeres más fuertes y más listas. Y porque la edición de Nórdica es una pasada.
-Alone with other people, de Gabby Bess (CCM), por ser una de las autoras que más me interesan del panorama de la Alt Lit. Su poesía es diferente, madura, feminista, social. 
-Virus tropical, de Power Paola (Reservoir Books), por ser tan real, tan loca. Gracias a ella afiancé mi interés por el cómic.
-La materia oscura, de Florian Werner (Tusquets), por ser uno de los ensayos más divertidos e instructivos (sí, sobre la mierda) que he leído en mi vida. 
-Cómo debería ser una persona, de Sheila Heti (Alpha Decay), por ser una lección de amistad, un artefacto narrativo tan original y una confirmación de la autora como uno de los valores más atractivos de la narrativa en inglés. 

***

9 comentarios:

Anónimo dijo...

Qué curiosidad, la mayoría de ellos de editoriales o autores con los que guardas relación.

luna dijo...

Pero eso es lo lógico ¿no?, que uno guarde cierta relación con las cosas que más le gustan.

raquel dijo...

Más que lógico, yo lo vería como un ideal. No siempre puede conseguirse.

luna dijo...

Yo es que soy "muy fan". Si me gusta algún autor es posible que incluso le escriba para agradecerle sus libros. De estas correspondencias a veces surge hasta amistad. Eso es precioso.

Isabel dijo...

Gracias, Luna.
He ido pinchando en todos y al llegar al último sale la reseña de "Una rubia imponente".

luna dijo...

Ay! Me hice un lío de links.

Ya está corregido, y remito a lo que dije de ella en S Moda:
http://www.lunamiguel.com/2013/02/el-tiempo-del-amor-ha-terminado.html

mlriudoms dijo...

Me encanta que recopiles porque alguna idea siempre saco. Gracias.

Humbert Humbert dijo...

La lista es ecléctica -signifique lo que signifique ecléctica-, y va del cero (Tao Lin) al infinito (Anne Sexton).

A veces me pregunto si es posible conocer algo del carácter o de la verdadera personalidad de alguien -signifique lo que signifique verdadera- a través de la interpretación de sus lecturas.

La respuesta es un rotundo no.


Afortunadamente.

Arnaudeguerau dijo...

GRACIAS POR TUS CONSEJOS,
ME ENCANTA TU BLOG
UN ABRAZO