08 julio 2013

5 libros sobre la enfermedad que deberías tener en tu biblioteca.



Últimamente bastantes lectores me habéis escrito por privado preguntándome por el tema de la literatura y la enfermedad (a raíz de las lecturas de La tumba del marinero y también de aquel post sobre Isla Correyero y su enorme poemario Diario de una enfermera), de modo que he decidido elaborar esta mini lista con los 5 títulos que considero esenciales en mi biblioteca a propósito de este tema. Sé que faltan los libros de cabecera (que si Mann, que si Sontag, que si Galeno, que si Broyard...), pero esos ya los conocemos todos y son títulos que saltan a la vista no sólo en las mesas de novedades sino también en toda buena bibliografía. Los que aquí selecciono son mis tesoros personales. Algunos de ellos marcaron un antes y un después no sólo en mis lecturas, sino también en mi escritura (o en mi enfermedad). Aquí os los dejo. Si hacéis click en cada uno veréis la razón:

1. Estar enfermo, de Virginia Woolf
2. El libro de Monelle, de Marcel Schwob
3. El emperador de todos los males, de Siddharta Mukherjee
4. Aprender a rezar en la era de la técnica, de Gonçalo M. Tavares
5. No sé de ningún mundo mejor, de Ingeborg Bachmann


Buenas noches.

8 comentarios:

Maese_Salakov dijo...

Faltan, y son importantes:
- "Muerte a crédito", de Cèline.
- "Al amigo que no me salvó la vida", de Guibert.
- "Una cuestión personal", de Oé.

Y en cómic, imprescindibles:
- "Epiléptico, la Ascensión del Gran Mal", de David B.
- "Píldoras azules", de Peeters.
- "Señal y ruido" de Gaiman y McKean.

luna dijo...

Gracias por las recomendaciones, algunas no las conocía (especialmente los cómics). Pero insisto en que estos son los 5 más esenciales de mi biblioteca (en cada link se explica el motivo). Por faltar faltan muchos, y también esenciales.

¡Un fuerte abrazo!

Humbert Humbert dijo...

Me parece muy bien hablar de libros que tratan de la enfermedad y de todo lo que la rodea (los mejores, pienso, son los que no eluden el humor o la parodia o los que sajan a troche y moche utilizando una navaja en vez de un bisturí, como el de Gracia Armendáriz).

La literatura ya tiene por sí sola suficiente categoría de enfermedad, y relacionarla con la ‘enfermedad’ (en abstracto o en concreto) no es más que un pleonasmo; no obstante, los libros más interesantes siempre han sido los que tratan del amor y de París -o del amor en París, que es a must-. Ahora estoy engolfado con ‘Atardecer en París’ de Nicolas Barreua, y pronto empezaré con ‘La sonrisa de las mujeres’, del mismo autor, donde un anuncio en la portada del libro dice: ‘Este libro te hará feliz’ (esta promesa me da un poco de miedo por si llega a cumplirse).

Qué alegría ver a la Unica Zürn ocupando un huequito en la estantería, y además en la edición viejuna. A ver si se deciden de una vez a traducir toda su obra.

Por cierto, la Bachmann es una diosa, y su novela ‘Malina’, una maravilla. Incluso un machista tan retrógrado como Thomas Bernhard la admiraba.

josepayan dijo...

SOY UN HOMBRE ENFERMO, LA RESACA ES MI ENFERMEDAD.(THE DELTONOS)ya te digo.

Anónimo dijo...

Deja de poner tanta foto de La Montaña mágica valorar que es imprescindible y léelo. Aunque no dudo que puedas con cien páginas dado tu superficial talante literario.

luna dijo...

Uhhhhhhhhhh

Hombre de arena dijo...

Prefiero a los titulos que citas esa exuberancia de vida, de salud, que es "Conan, el barbaro" de Howard.

Miguel Eduardo Bórquez dijo...

He aquí un imprescindible de la poesía chilena: "Diario de muerte" de Enrique Lihn, http://es.scribd.com/doc/7319946/Enrique-Lihn-Diario-de-Muerte