28 mayo 2013

El templo de los perros.


Hace unos meses estuve en Almería leyendo poemas nuevos en el Mirador de las Mariposas. Poemas que pertenecen a mi nuevo proyecto en marcha y que aún necesitan tiempo y corrección. De todos los que leí decidí descartar uno en la última revisión del manuscrito. Lo eliminé del poemario porque me parecía demasiado personal, plagado de referencias que sólo un lector muy familiar podría comprender, pero que en aquel momento, en Almería, sí tenía sentido que fuera recitado.

Hoy he decidido recuperar el texto porque lo necesito. Porque un gran amigo (que sí lo hubiera entendido) se ha ido de este mundo, y es la única manera que tengo de decirle adiós. Seguramente no lo conozcáis, pero él me acompañó en momentos decisivos de mi vida, como por ejemplo aquella tarde de Capileira  de 2004 en la que comencé mi primer diario...

El pequeño texto, pues, se lo dedico a él, Drac, pero también a Laia, Ángel y Teresa, con un fuerte abrazo. 


EL FALSO ENTIERRO DE LULA

Podría escribir un bello poema anunciando que “he visto los ojos de la muerte y eran hermosos” pero todos sabríamos que miento. No más poemas nocturnos, no más odas a la muerte de Robin, a la muerte de Harpo, a la muerte de Sansón, no más. Podría también aseguraros que he visto los ojos de la vida y se parecían tanto a la muerte que ya no supe a qué mascota pertenecían. Qué oraciones tan largas para unos cuerpos tan pequeños. Qué funerales tan tibios para unos seres vulgares. Cómo se pavonea el poeta ante las tumbas. Cuánto nos miente. 

6 comentarios:

Miguel Rual dijo...

Precioso Luna. Un abrazo.

pólux dijo...

Aunque no entiendia una mierda es precioso. Millones de quilos de ánimos bonita. Bona nit :*

Ángel Muñoz dijo...

gran gesto

Hombre de arena dijo...

"Vendra la muerte y tendra tus ojos". Yo tambien leia poemas en el Mirador en mis tiempos dorados en la Legion.

Anónimo dijo...

Los tiempos dorados en la Legion, el alma del ave, las garras del águila, el estallido del minotauro. Ahora solo queda la ruina que resistió al urro ante la metralla y la muerte en ensencia.

Guillermo G. Jaureguito dijo...

Te has quedado sola y triste
Te has quedado sola y triste,
te has quedado sin tu ilusión,
mas yo estoy aquí para decirte,
que estuve igual que tu,
que caí en un avismo oscuro,
sin encontrar una explicación,
te doy mis palabras y mi corazon,
para que puedas volar de nuevo,
hacia un jardín de rosas,
donde puedas sentir,
que la vida te sonríe,
y puedes ser lo que sos,
siendo amada y no olvidada,
siendo comprendida y no cuestionada,
siendo aceptada en la miseria y en la riqueza.
te doy mis palabras y mi corazón,
para que vivan en tu recuerdo,
y sean la luz de tu esperanza.

Guillermo.