25 mayo 2013

Del asco a la elegancia en Aleksandra Waliszewska.

Aleksandra W.
Mi carne (además de muy blanca) es débil, y cuando veo ciertas cosas no puedo evitar querer poseerlas. Me refiero a los libros (atentos al enlace que subió ayer Nórdica a su FB). Al papel. A las imágenes que me inyectan los ojos en sangre (o en leche negra).

Porque hace un mes estuvo en Barcelona mi querida Power Paola y durante la cena me habló de algo fabuloso, del colectivo United Dead Artist de Stéphane Blanquet. Una pequeña editorial francesa que en su catálogo guarda a algunos de los artistas contemporáneos más oscuros y fascinantes que conozco: Charles Burns, Loulou Picasso o la enorme Aleksandra Waliszewska (cuyas ilustraciones pueblan, como quizá habréis visto, esta vida desde hace unos años). 

Precisamente acabo de comprar (y cruzo los dedos para que llegue correctamente porque a veces el Paypal es traicionero) el libro que Aleksandra publicó con ellos en 2012: The horse with no name is a horse with no shame: una antología de pequeñas atrocidades, oscuridades, animalitos muertos y niñas mutiladas que consiguen arrojar belleza sobre la misma crueldad que retratan. Quien no conozca su trabajo (cada vez, por cierto, más premiado y reconocido), puede adentrarse en este Tumblr: http://waliszewska.tumblr.com/

La directora Athina Rachel Tsangari también se considera devota de Aleksandra y lo demostró el año pasado con el estreno de su película The Capsule, basada en algunos de los cuadros de la artista polaca. Sólo el trailer es una pasada... No puedo dejar de mirarlo:

3 comentarios:

El sueño de Gilgamesh dijo...

Esta chica me produce sensaciones tan contradictorias que creo que en el fondo me encanta. Ya que hablabas de Palahniuk en el anterior post, creo que es justo eso, creo que para mí es a la imagen lo que Palahnuik es a la palabra con la única diferencia de que en el sengundo caso no tengo dudas.

Hombre de arena dijo...

El otro dia lei une BD y me acorde de ti: "Capitaine Ecarlate" de Guibert y David B. Se trata de una aventura onirica y surrealista, ambientada en Paris, y que tiene como protagonistas a Monelle y a Marcel Schwob.

Hombre de arena dijo...

Se dice que de los libros buenos se hacen malas peliculas y que de los libros malos salen buenas peliculas. Ese es exactamente el caso de "El club de la lucha", gran pelicula.