10 abril 2013

Uno de mis cuentos preferidos de Ibrah B.

Portada de Laura San Román
Más adelante os contaré cosas del proyecto FICCIÓN RARA que hemos desarrollado en PlayGround para este mes de abril. Pero hoy sólo quiero compartir con vosotros este cuento de Antonio J. Rodríguez. Porque sí. 

14 comentarios:

Anónimo dijo...

En mi opinión, le falta madurez.

Bricia

luna dijo...

A mí me encanta. Todo lo que dice sobre la amistad y el amor es lo mismo que yo pienso.


Saludos!

Anónimo dijo...

Claro, cada uno tiene sus gustos.

Bricia

Anónimo dijo...

¿Ya no vives en ese piso de Barcelona que tenía ladrillo visto en el salón?

luna dijo...

No

Hombre de arena dijo...

Mas que un relato, parece un fragmento. Carece de estructura. La voz no resulta convincente. El autor le podria haber sacado mucho mas partido al habla coloquial (vease el Céline de "Viaje al fin de la noche"), asi como a la descripcion de ambientes (vease, por ejemplo, como describe Martin Santos en "Tiempo de silencio" la noche madrilena). Se ve que tiene buena mano y sentido del humor, pero deberia pulir mas el estilo, trabajar sobre la estructura, hacer mucho mas visibles los decorados y tridimensionalizar mas los personajes, que tan solo quedan esbozados. El autor puede dar mucho mas de si.

luna dijo...

Efectivamente, lo que aquí lees es el primer relato de toda una serie. Ya tendrán tiempo los personajes, los espacios y la estructura de cerrarse.

Hombre de arena dijo...

Aun asi, no se caracteriza a un personaje solo con nombrarlo. Es necesario enriquecerlo, hacerlo visible (a veces basta un breve apunte que nos de un indicio sobre su aspecto fisico, sobre su manera de ser, de hablar, etc). Lo mismo vale para los ambientes: hay que llenarlos de luz y sombras, de humo, de voces, en definitiva, de atmosfera (no basta con decir "pijolandia", por ejemplo). Con el tono,igual. Si falla el tono, falla casi todo. Podria enriquecerse mucho mas trabajando el estilo (ahi esta, como te dije, Celine o tambien Salinger, que han hecho maravillas con el registro coloquial o incluso los clasicos, como Quevedo cuando habla en "germania"), el lenguaje podria ganar en plasticidad y en expresividad. Cuando te digo lo de la voz es porque no veo a una chica que habla.
Dices que ya tendran tiempo los personajes, espacios y estructura de cerrarse. Lo dudo. Si lees al Calvino de "Seis propuestas para el proximo milenio" veras la importancia de los comienzos (asi como de los finales). Tambien me viene a la cabeza uno de los consejos para guionistas de Billy Wilder: "Si tienes un problema con el tercer acto, el verdadero problema esta en el primero".

luna dijo...

Pues no estoy de acuerdo con nada de lo que dices. La cita de señalas es preciosa y sin embargo no me hará olvidar que este relato me parece fantástico, por todo lo que esconde.

Una vez más, cuestión de gustos.


Anónimo dijo...

Malo. Epicfail.

Hombre de arena dijo...

No se trata aqui de gustos, sino de destrezas tecnicas, de conocimiento del oficio. Hay multitud de escritores que no me gustan,que no me llegan, pero a los que reconozco su buen hacer, su talento (Virginia Woolf, por poner un caso).

luna dijo...

Sigue siendo cuestión de gustos :)

Un saludo y gracias por tus comentarios.

Anónimo dijo...

No sé para que publicas algo que no es tuyo si no has de aceptar críticas. Si sólo esperas adulaciones estas perdida. El texto es una mierda, te gusta porque es de tu novio, aceptas lo que escribe de la amistad porque viene de él.

luna dijo...

OLA K DISE