09 marzo 2013

The morning that God abandoned his throne.


Betty Blue
Hace unas semanas Robert Duncan Gray, el editor de Housefire Books, me propuso un reto: él me mandaba dos documentos secretos y yo escribía un poema inspirado en ellos. Me encantó la idea, así que acepté, llamé a Jeremy Spencer (editor y traductor de mi Bluebird and Other Tattoos) para que me ayudara con la versión inglesa del poema y me puse manos a la obra.

Ahora leo el texto publicado aquí y sólo pienso en los días en los que está escrito: antes de la mudanza, mientras ultimaba la traducción de Tracy K. Smith, cuidaba de un marido enfermo, y el Papa anunciaba que nos abandonaba. Para mí no es exactamente un poema, sino una pieza más de ese “a modo de diario” que a veces puebla estas páginas... y aunque originalmente no lo hice, hoy se lo dedico a mi padre. Él sabe por qué.


The best was having nothing. No hope. No name in the throat.
And finding the breath in you, the body, to ask.

Tracy K. Smith


I
Primero nos quisimos con alientos negros.
Entregábamos nuestras lenguas
al hedor de la mañana,

entregábamos.


II
El camión de la basura corrigió el olor
apartando de nosotros cada bolsa
de ropa vieja, cada cremallera,

cada tacón.


III
Después: el desayuno. Grillos acomodados
en la garganta de un periquito
en la garganta de cuántas gaviotas

furiosas.


IV
No sabes qué es la envidia
pero sabes qué es la muerte.
No sabes qué es la envidia,

o viceversa.


V
El trabajo y las palabras, cuatro
tristes mariposas. El llanto porque
no pagan, cuatro tristes canciones.

¿Quién las tararea?


VI
Europa envenenada de globos.
Es un virus que se extiende
y nos convierte en animales.

Se parece a la galaxia.


VII
No entiendo lo que cuenta Dennis.
No entiendo lo que cuenta Tracy.
No entiendo lo que cuenta Sylvia.

No entiendo mi adicción a qué.


VIII
Comemos y dormimos largas siestas.
Otra botella de vino. Otro cigarro
para afrontar la tarde. Para salir

de ti.


IX
Las vacas hacen muuuu.
Los salmones: chop chop chop.
El amor siempre nos dice:

hahahahaha.


X
Por último, en la cama, animales olorosos.
Por último, en la cama, mareados por la droga.
Por último, en la cama, rezamos al Señor:

que esta noche, por favor, no me despierte sin manta.

8 comentarios:

Daniel Varela Gómez dijo...

Yo también te voy a retar. Encuentra al poeta que escribió este poema, titulado Narcisismo:
"Sigo os pasos do sangue no meu corpo
E coa unlla do meu dedo máis firme
Abro un surco vernello en media lúa
Na vea que me acolle tan azul."
Tranquila que existe traducción en castellano de este poeta, aunque también pudes buscarlo en internet, pero que gracia tiene eso? No ganarías nada.
Suerte en tu busca, avísame si lo logras.

Anónimo dijo...

¿"Las vacas hacen muuuu.
Los salmones: chop chop chop.
El amor siempre nos dice:

hahahahaha"?

¿Es en serio?

Anónimo dijo...

Daniel Varela, y a las que se lo saben? Tengo minipunto?
En todo caso, cómo cunde que enarbores ese magma. Sempre lucidez e veleno.

Florencia Mayra Gargiulo dijo...

A dónde puedo enviarte material? No quería escribir por acá, pero juro que busqué y no encontré ningún mail. Un saludo. Bello Blog

luna dijo...

Toma!

lunamonelle@gmail.com

:)

Daniel Varela Gómez dijo...

Quen eres, miña Anónima, que neste recuncho recoñeciches a face do meu vello amigo? Por favor móstrate. Y tú, Luna, conseguiste el nombre de este rapaz que hervía y supuraba Poesía?

Anónimo dijo...

Luna, SÍ que conoces al autor que se abre "surcos vermellos en media lúa" en las venas. :)
Daniel, son Alba Cid. Enchantée!

Daniel Varela Gómez dijo...

Encantado, eu son ese rapaz que xoga neste blog, que ri diante deste ambiente asolagado.de antifaces, poesía e estupided extrema. Escríbeme ao correo se queres, non quero tampouco abusar deste espazo.