19 enero 2013

Hola qué dueles.

La noche
en la que
el miedo
habita
también tiene
estrellas
y a la
Luna.
Mascha Kaléko

Quería ver si hacía sol/ Quizá quedasen grandes palabras por decir/ Pero tú acariciabas rostro pálido

Quería ver si hacía frío/ Quizá quedasen monstruos por hablar/ Pero tú acariciabas león

Quería ver si amanecía/ Quizá quedasen nubes por caer/ Pero tú acariciabas grasa

Quería ver si nos moríamos/ Quizá quedasen dientes por arrancar/ Pero tú acariciabas y dolía

11 comentarios:

juan bello dijo...

Me gusta, Luna, me gusta! (Menos el título de la entrada, por ponerle un pero). Abrazo!

Amanecer Nocturno dijo...

Me encanta el collage.

Anónimo dijo...

En otro orden de cosas ¿Tampoco te cambias el pijama?

luna dijo...

Las ventajas de la secadora: podría llevar las mismas bragas todos los días.

aleskander62 dijo...

Me recuerda a Sylvia Plath.
Por cierto he publicado libro de relatos distópicos: Origen futuro.
Publica editorial Brúfol, abierta a nuevos creadores.
Gracias.

Pepa Glez dijo...

Es muy bueno. Es maravilloso. Felicidades

Anónimo dijo...

¿Estuviste en el homenaje a Sergio Gaspar?

luna dijo...

No. No vivo en Madrid.

Anónimo dijo...

Ya sé. Pero se puede viajar.

luna dijo...

Ah, pues no, yo no puedo

Anónimo dijo...

Ah, claro...