02 diciembre 2012

Domingo que acaba y diciembre que enfría.

Aleksandra W. 
when i am dead, ten thousand sailors will read my poetry
Steve Roggenbuck

Hace tanto que no leo un poema sobre las piedras. Hace tanto que no leo un poema sobre el mar. Hace tanto que no leo un poema sobre los cuerpos que chocan contra las piedras, llevados por el mar, llevados por la ola chocante, ola que choca, ola que cuerpo sobre el poema... ola que... Aquí está la voz, ¿has visto? Y viene en otro idioma como una instrucción mal dada: el principio se parece al final. El paisaje a la imaginación. El vino al pis. El gato al hijo. Hace tanto que no leo un poema sobre las piedras. Sobre los cuervos que reposan en ellas. Sobre las águilas que traicionan. Sobre el tiempo que tengo: el tiempo del poema.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

¿Estás enamorada? ¿Enamorada de verdad? ¿De la incomprensibilidad de "daría mi vida por ti"?

luna dijo...

¿?

Anónimo dijo...

Y esto, no tiene nada que ver con el amor. Anónimo.

Nata Ruiz-Poveda dijo...

pues a mí me ha encantado la entrada, Luna.

Nata Ruiz-Poveda dijo...

pues a mí me ha encantado la entrada, Luna.