02 agosto 2012

Un post que podría titularse...

Metástasis: meta + stasis, 
en griego "más allá de la quietud".


Apareció una, luego otra, y luego otra.

Era verano y estaban por todas partes reproduciéndose como una plaga antigua.

Yo escuchaba sus latidos a través de la madera; te pregunté si las cucarachas tenían corazón y tú me dijiste que no sabías de eso.

Qué poco conocemos las cosas sencillas, pensé.

Nada nos importa hasta que duele. 

15 comentarios:

Anónimo dijo...

Es conmovedor. Tanto que me aprieta en la garganta. El cuerpo es sólo una coraza, pero entonces duele. Y todo se acaba.

Jêveur. dijo...

tiene mucha razón la última frase.
¿hacia dónde lleva esa carretera?

Anónimo dijo...

Dime que el título del poema es "Metástasis". Título preciso, buen texto. Martín R-G.

Madame Rastignac dijo...

Es precioso, y también agudo.

Nana dijo...

Luna, las cucarachas sí tienen corazón. Algunos bichos tienen más de uno, porque necesitan empujar la sangre a las partes del cuerpo más alejadas del corazón principal, como las antenas.

Es un dato de ésos que le puede a uno servir para ligar o sorprender.

luna dijo...

Gracias, amigos.

Anónimo dijo...

Tienes antenas como las cucarachas, Luna.

luna dijo...

¿?

Anónimo dijo...

acabo de descubrirte. me gusta tu forma de escribir. voy a ver si te encuentro en alguna librería.

tournesols dijo...

besos. muchos.

emiliano dijo...

"Nada nos importa hasta que duele."

!!

Anónimo dijo...

Pobres cucarachas, pobres pájaros… Se retratan vacíos en tus palabras. Tu blog apesta a chicle, querida Luna

luna dijo...

A chicle vacío, anónimo y cobarde. A eso apesta.

Anónimo dijo...

Anónima, si. Cobarde, sólo a veces. Es lo que tienen los humanos.

luna dijo...

Anónima, cobarde, de Barcelona y humana.
Es bonito.