21 agosto 2012

Un fragmento de un poema de Vladimir Nabokov.



Cuanto más alto las oscuras y húmedas
veredas serpentean ascendentes, más claros
se tornan los recuerdos, desde la niñez atesorados,
de mi llanura septentrional.

¿No escalaremos así
las laderas del paraíso, cuando la muerte llegue,
encontrando todas las cosas amadas
que en la vida nos elevaron?
Vladimir Nabokov

8 comentarios:

Elise Plain dijo...

Bello.

cuadernosgavieros dijo...

Estoy con Elise

Dara Gorrión dijo...

¿Y qué será de nosotros ahí arriba si no hubo amor en vida?

luna dijo...

?

Gorrión dijo...

Oh, solo pensaba en las posibilidades que entraña la pregunta.

luna dijo...

Son tan distintas "las cosas amadas" de "el amor".

Gorrión dijo...

No hablaba del amor al uso, claro, sino dentro del contexto del poema. Quizás no lo expresé bien.

Maribel Cerezuela dijo...

Será que estos calores vuelven a los poetas más poetas?
- Buena elección la de Nabokov que rompe acertadamente la imagen de que él sólo escribió a su "Lolita" y de ahí no nos saquen.