21 julio 2012

Toda la poesía está en Ted Hughes.

Un comentario cualquiera:
Amapolas y cuervos. Nonatos y dioses. Su voz severa. Femenina testosterona la de sus huesos. Trato de descifrar por qué su literatura es así. Así de exuberante, así de sexy, así de dura, así de infinita. Abro "El azor en el páramo" y no encuentro más que magnificencia. No exagero. No exagero. Él es el poeta que quiero ser. Él es el poeta que quiero leer. No me atrevo a decir mucho más porque su voz supera cualquier cosa que deba decir. Hughes y su contemplación. Hughes y su muerte. Hughes y su voz severa. Su voz severa. Su voz severa. 

Una cita cualquiera:
Mi sangre ociosa se hiela
Al ver cómo la alondra se esfuerza en llegar a su nube
Escalando con dificultad
En medio de una pesadilla
Ascendiendo la nada

Una vídeo cualquiera:
video

5 comentarios:

Nana dijo...

Llevo tiempo leyéndole (empecé por Cuervo, y ahora estoy con Gaudete) y me estoy planteando empezar a rezar para que no se me acabe su poesía. El día que agarre lo que le escribió a Sylvia Plath no sé qué me pasará.

luna dijo...

:)

Anónimo dijo...

Eres muy escueta en tus respuestas a tus seguidores. Deberías ser un poco más agradecida, que así pareces un poco estupidita, un poco como si creyeses que estás por encima del bien y del mal, ¿sabes?

luna dijo...

:(

Anónimo dijo...

I wanna cum on your emoticons