10 julio 2012

Conversación eterna de animal a animal (fragmentos de un poema en donde Ingeborg Bachmann da la mano a Delhi y siente al fin su suavidad).


[...]
Mi querido hermano, dame un poco de agua que aclare mis ideas. Soñar es como alimentar a las palomas: no recibimos nada a cambio salvo su fealdad.

[...]
Mi querido hermano, si soy cruel con mis amigos es porque no soporto adivinar en sus fallos mis posibles fallos. Si soy cruel con los insectos es porque no soporto ver en su asco mi posible asco. Si soy cruel con el amor, con el padre, con el hermano, es porque detestaría en mí la ingenuidad y la decepción de mis actos. Hay tantos lugares en los que crecer y hacia tantas direcciones. Sospecho tantos ojos a los que atender y tantas palabras. Si los animales muertos van a nuestro estómago, a dónde nosotros, a qué clase de cielo gástrico, a qué asesino…  

[...]
Mi querido hermano, no trates de comprender ahora el exterminio de las plagas.


[...]

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Creí que era tuyo. Claro, no.

luna dijo...

Si te refieres al texto, sí, si te refieres al pezón de la foto, no.

luna dijo...

Y si te refieres a "Mi querido hermano" es un claro homenaje a este poema, con un contenido bien distinto, claro.

http://books.google.es/books?id=dxoKhpon2CcC&pg=PA119&lpg=PA119&dq=mi+querido+hermano+Ingeborg+Bachmann&source=bl&ots=C0QhTJnw3N&sig=t4L8-IUyoaeLj6of8qIJtY93kfc&hl=es&sa=X&ei=d6j9T_qTH5KzhAeyw4TfBg&ved=0CFsQ6AEwAw#v=onepage&q=mi%20querido%20hermano%20Ingeborg%20Bachmann&f=false

Ula dijo...

Gracias muchacha por darme a conocer a Ingeborg Bachmann.
He sido amiga de más de 50 gatos y creo, con reservas, que algo nos entendemos, vamos que me obedecen algunas veces aunque tiene que ser a las buenas ¡Cómo se aprende!
Ya estoy enganchada con ella.

Adolfo González dijo...

Lo escrito está muy bien digan lo que digan. Y me gusta, sea homenaje a ese otro texto, o un diálogo quimérico entre ambos, lo de querido hermano.
¿Pero dónde está el pezón de la foto?

Ula dijo...

Adolfo, los vaticinios, creo, son inconscientes en el poeta y se hacen realidad cuando los lectores los llamamos. Mira bien la foto, el pezón está imponente. Arte, chico, arte, hay que saber ver la cosa.

Monologos de sombra dijo...

Vivo agradecida con Luna Miguel. Poema-vida-