04 junio 2012

Relectura: un maldito yo.

Llorar de admiración, -única excusa de este universo, puesto que necesita una.
Cioran

Recupero al Cioran de mis diecisiete años y comprendo lo que no comprendía, descomprendiendo lo que comprendí y ajustándome a las nuevas sensaciones que el autor me regala. Recupero al autor de las atormentadas o perplejas o desesperantes sentencias universales. Su yo es un yo quejica y prepotente que deslumbra en la humildad de su falsa humildad. Por qué nos escupe. Por qué nos envenena. Por qué lo leí en mi adolescencia y por qué ahora vuelve tan áspero. Su amargura es la medicina perfecta. Su depresión  las  lágrimas que admiran. Aquí la poesía no cabe, puesto que se desprecia. 

12 comentarios:

Juanneke dijo...

Nunca lo leí. es un totem pal Sabio Savater. Camus es el guía espirirual de mi compinche Irazoki, el talibán.
Si te lees Molloy de tirón te invito a cenar conejo al ajillo, o manitas de cerdo.

Hombre de arena dijo...

Vivimos todos en el fondo de un infierno cada instante del cual es un milagro.

E.C.

Hombre de arena dijo...

Vivimos todos en el fondo de un infierno cada instante del cual es un milagro.

E.C.

emmanuel cueva dijo...

El título mola.

Saludos.

El sueño de Gilgamesh dijo...

Decía Cioran, que lo único que anhelaba de Rumanía y de su infancia era un cementerio en el que el sepulturero le dejaba algunos cráneos con los que jugar.

David Domínguez dijo...

Vaya, leímos al mismo autor a la misma edad. De todos modos, para un ejercicio de relectura yo nunca volvería a "Ese maldito yo". Me parece un libro un poco efectista, como si Cioran hubiese interiorizado su propio personaje (ese maldiciente yo) y automatizado todos sus gestos. De entre sus libros de aforismos, prefiero "Del inconveniente de haber nacido", que además está mucho mejor escrito.

Céfiro dijo...

En ese libro fue donde dijo: “Si se me pidiesen que resumiera lo más brevemente posible mi visión de las cosas, que la redujese a su mínima expresión, en lugar de palabras escribiría un signo de exclamación, un ! definitivo”.
A mí me gusta mucho como complemento o alter ego pesimista de Dostoievski. Cuando habla Cioran es como si el ruso fuera empujado a llegar un poquito más allá. Y tiene su gracia.

Amaroq dijo...

Cioran también fue para mí en esos años. Sus Silogismos de la amargura, Del incoveniente de haber nacido... mirando ahora qué me queda, sólo conservo Adiós a la filosofía y otros textos, del 82. ¿Lo quieres?

Anónimo dijo...

Luna, me podes ayudar?
Busco el blog de yanocoleccionovellopublico pero dice que no existe.
Sabes que ha pasado con el o donde puedo leerla?
gracias

Layla dijo...

al último anónimo: ese blog ya no existe, pero su autora ha creado este
http://sorryforbeingsocute.blogspot.com.es/. Yo tb amo a Mayte

emmanuel cueva dijo...

El artesano curte el cuero como el poeta o escritor, curte al lector.

Muy bueno el post.

Anónimo dijo...

Gracias, Layla!
Pd:También adoro tu blog. Ahhhhh sos grande!