19 junio 2012

Leer poesía... pero también comprarla.


Me pareció muy interesante el artículo que Gonzalo Torné publicó ayer en ElSindicato a propósito de la edición independiente en España, y particularmente de la edición de poesía. Supongo que en este punto, cuando hablamos de edición de poesía... lo de “independiente” va muy relacionado, pues, puestos a pensar, las colecciones poéticas de Lumen y Tusquets (pertenecientes a editoriales “más grandes” tienen tanto de marginales como DVD, Visor, Bartleby... o incluso, qué sé yo, El Gaviero Ediciones. Si las cifras de venta de narrativa son sorprendentes, de las de poesía mejor ni hablar... pero no es el sólo el número de ejemplares vendidos lo que otorga a la poesía su marginalidad, también hay algo en el “continente” que me da esa impresión.

Estaremos de acuerdo en que Lumen, Tusquets y Pre-Textos hacen libros preciosos, pero también estaremos de acuerdo en que DVD, Visor e Hiperión son a las tres anteriores lo que, no sé, Debolsillo a Literatura Mondadori -hablo de formato no del trabajo que hay detrás-. Lo que quiero decir a modo de respuesta a Torné es que efectivamente editoriales como DVD optaban por un diseño sencillo y funcional, y además barato y asequible. Si no fuera por este modelo de edición las estanterías de un “iniciado” estarían vacías como lo estarían las de quienes no alcanzaran a comprarse otra cosa que no fuera un Compactos de Anagrama ¿será por eso que todos, en la adolescencia, comenzamos leyendo Anagrama...? ¿Será el precio y no el catálogo? No, no lo creo, sólo estoy exagerando. Sin embargo hay que pensar en esto. En esto y en por qué las editoriales de poesía no dejan de surgir en nuestro país. Sé que existirán más editoriales dedicadas a la narrativa que a la poesía, pero dado el nivel de ventas ¿qué hacemos aumentando de manera tan fuerte el modelo de producción? Han sido muchas las que han intentado imitar a DVD, a Visor y a Hiperión, pero eso es imposible porque, como más o menos señalaba Torné, los buenos editores escasean, y si algo me da pena de la desaparición de DVD Ediciones (como autora y, por encima de todo, como lectora), es que muchas personas aún no han comprendido el importante papel que esta editorial ha realizado durante tantos años.

Sin DVD (larga vida y amor, mucho amor a Sergio Gaspar, apunto), con un Hiperión muy aburrido desde hace un tiempo y un Visor al que parece que le faltan ideas... (en los dos casos, salvo excepciones), la pregunta es ¿hacia dónde va la edición de poesía en nuestro país? Más allá de las tres reinas (Lumen, Tusquets, Pre-Textos) quedan La Bella Varsovia, Calambur, El Gaviero Ediciones, El Cangrejo Pistolero y otras tantas, sí, pero sus catálogos aún son pequeños y su nivel atrevimiento o posibilidad de investigar en el terreno de la poesía escrita en el extranjero aún es pobre. ¿Qué papel va a tener aquí la edición digital? ¿Serán los grandes sellos o los pequeños los que primero se lancen a esta aventura? ¿Serán más reacios los lectores o los propios poetas? ¿No es tiene libro de poemas clásico -aquel que se compone de entre 30 y 80 páginas- el tamaño perfecto y deseable para ser vendido como e-book? ¿Si un libro de poesía costara sólo 1'49... la poesía la compraría más gente? Hay demasiadas preguntas que no puedo contestar pero que es necesario plantearse. Ahí lo dejo. A ver qué pasa.  

22 comentarios:

Mariano J. de Farra dijo...

Muy interesante artículo, y buen planteamiento. Creo que, a día de hoy, la editorial que mejor soluciona el tema mercantil sin renunciar a un buen diseño es Pre-Textos, modélica en muchos sentidos, aunque posiblemente también deficitaria en cuanto a ingresos por poesía (para eso tienen las otras colecciones).
Comparto tus ideas, aunque no coincido en creer que el ebook sea un buen formato para la poesía, al menos de momento. En una época en que la poesía emergente se distribuye ya a través de blogs, el ebook significaría una disolución excesiva de la coherencia y consistencia que (creo) aporta el libro escrito, concebido como producto cerrado y fijación definitiva de los poemas publicados en blogs, que muchas veces están en forma provisional.
Además, todos sabemos lo azarosa que es la disposición tipográfica de los ebooks en función de cada lector, formato, etc., por lo que me parece que el ebook no se ajustaría demasiado bien a determinadas formas de escritura (y pienso, por ejemplo, en la disposición visual de los poemas recientes de Ana Gorría).
En todo caso, hay que buscar formas sostenibles de seguir produciendo y vendiendo libros de poesía. Yo creo que un libro en papel, barato, siempre será más interesante que un ebook, ya que la lectura poética impone sus propios ritmos. Entre un ebook a 1,49 (un formato idóneo para la narrativa breve, por ejemplo) y un librito a 8 euros, yo no dudaría. La poesía no sólo es lectura, sino también contemplación.
Gracias y enhorabuena, en todo caso, por poner esta cuestión sobre la mesa. Un saludo

L. B. dijo...

Se agradece esta entrada. Al menos, a mí, me ha parecido muy interesante, de verdad.

PD: Me ha entrado mono de comprarme alguna antología.

Gorrión dijo...

"La poesía no sólo es lectura, sino también contemplación."

Me quedo con esa frase del comentario de arriba. El ebook es el futuro, puede ser, pero no sé, no sé... guarda algo que espanta, como si no fuera el medio natural, como si la poesía reclamara papel y lomo, algo tangible que acariciar mientras se siente.

luna dijo...

Esa idea romántica de tocar el papel me parece tan acertada como estúpida. Nos pasamos el día en tumblr admirando fotografías y nos bajamos cientos de series y películas ¿echamos de menos las exposiciones y el cine? Sí y no. Con la edición pasará igual. Compraremos el vinilo e iremos al concierto... pero todos tendremos spotify instalado.

luna dijo...

Y, OJO, yo aquí defiendo la Buena edición, que para eso me dedico o quiero dedicarme a ello.

Gorrión dijo...

Pasará igual siempre que coexistan ambos formatos. Y es lo que yo dudo, quizás no a corto plazo, pero sí a largo.

Anónimo dijo...

mil cosas que añadir al respecto, porque la cuestión, para quien no haya perdido la fe, es muy interesante. sin duda alguna, el libro digital de uno o dos euros está al caer. el libro quasi artesanal ya es un hecho y de esos talleres alguno habrá que adquiera un rol canónico.

la transformación del formato es en poesía mucho más acuciante que en narrativa. por tanto sí. tienen que pasar muchas cosas y hay muchas cosas por hacer (para quien como digo no prefiera hundirse con el viejoviejo mundo, como casi es mi caso) un post super interesante. muchas gracias, querida luna. juanandrés

Céfiro dijo...

En la poesía, más que en la narrativa, hay que ponderar el peso de la "forma" además del "contenido" porque como ya se ha apuntado por ahí, la poesía no es sólo lectura. Y pasa un poco como con la música, en la que el formato físico está quedando sólo para coleccionistas, ajeno al producto de consumo masivo. Supongo que habrá que ir compaginando un poco todo pero en el caso de la poesía, el romanticismo tiene su valor.

Ángel Muñoz dijo...

Me parece una entrada y una reflexión interesante, señorita Miguel, con su permiso me la llevo a mi blog.

Anónimo dijo...

¿Y qué opinas de Rialp? Es curioso que siendo una editorial del Opus Dei editen tan buena poesía. Y tan bien editada. Nada innovador, es cierto, pero sí un trabajo correcto.

Anónimo dijo...

UNDERWOOD dijo....

Muy interesante reflexión, Luna. Creo que tienes razón en que lo fundamental será el cuidado en la produción y selección de títulos. En ese sentido, si de editar poesía con criterio y gusto se trata, una de las mejores editoriales nuevas es sin duda La Oficina de Arte y Ediciones (que publica tanto poesía como libros relacionados a la cultura visual). La Oficina ha sacado una edición preciosa de "El Archipiélago" de Hölderlin, y en su catálogo de contemporáneos, la serie ArteLetra hay buenos libros de Jordi Doce, Eduardo Scala y Anton Reixa. Es, creo, una proyecto a tener en cuenta.

http://www.laoficinaediciones.com/

Agustí Rocamora dijo...

Muy buena entrada, por añadir un par de apuntes casi superfluos, yo creo que no se empieza con Anagrama por el precio, o si, pero sobre todo porque publica "los libros", ya me entiende. Visor hace tiempo que la encuentro en caida libre, y tampoco ha hecho nunca buenas traducciones, y eso cuando traducía. A DVD hay que agradecerle un montón de hallazgos, y Lumen tiene esa patina de editorial seria que no me acaba de gustar. Creo que no mencionas a Vaso Roto. Con tu permiso lo hago yo, la antología de poetas norteamericanos del siglo XX es un hito en la edición de poesía de aquel país en el nuestro. Como amante de la cultura estadounidense (la de verdad, no la de Coca-cola, Burguer King y lucha libre) lo agradecí profundamente. No sé hacia donde va la edición de poesía, pero creo que lo que importa es el camino más que el destino. Muchas gracias.

Anónimo dijo...

El director de la colección Adonáis (Rialp) decía esto cuando le preguntaban si su editorial ha perdido el hilo de la poesía más actual:

C. G.- Adonáis no ha perdido nada: sigue llevando un magnífico paso desde sus principios: fomentar la poesía. Si usted tiene la amabilidad de repasarse la relación de los volúmenes que han obtenido premios o accésits Adonáis desde, por ejemplo, los veinticinco últimos años, verá que son todos los que están, aunque no estén todos los que son. Además, ¿quiénes marcan el paso de la poesía última? Desde hace algunas décadas, parece que las selecciones e introducciones de los antólogos son las que lo marcan, no los libros de poemas en sí mismos. Da la impresión de que si no se aparece en las antologías, no se es buen poeta. Muchos sabemos cómo se elabora la mayoría de las antologías: con un material sesgado de nombres y, lo que es peor, con un conocimiento de la poesía huero o imperdonablemente deficiente o tendencioso. En Adonáis son los propios poetas quienes determinan el protagonismo.

¿Crees, Luna, que desde el catolicismo también se puede hacer (y editar) buena poesía? ¿Publicarías en una editorial del Opus Dei como Rialp/Adonáis?

Adelea Rojo dijo...

Hola, creo que este es un buen lugar para dejar una invitación. Es un blog concebido como Taller de poesía, desde donde pretendo que hablemos, opinemos, leamos y escribamos poesía.
Por supuesto también soy partidaria de comprarla.Un saludo

elblogdeadelea.blogspot.com

luna dijo...

Guardo libros muy queridos entre los suyos, pero la pregunta que me planteas yo ni me la planteo ni me interesa resolverla.

Layla dijo...

yo tengo un rollo un poco fetichista con los libros, me gusta tenerlos, amontonarlos y verlos todos ordenados alfabéticamente en la estantería, pero estoy contigo en que no creo que la edición en papel y la digital sean incompatibles. Cada vez que sale algo nuevo, todo el mundo empieza a decir que se acabará lo anterior, ya se dijo que la tele iba a acabar con la radio y blablablá y no ha sido así. Simplemente habrá una especialización y ciertos cambios, pero en mi opinión los dos pueden convivir perfectamente

San Juan Bautista dijo...

Desde el catolicismo se escriben versos atroces, demasiado dolorosos. Junto con Lorca, el místico español sigue siendo el poeta más universal, desde Alaska hasta Australia.

Anónimo dijo...

Soy el anónimo anterior. Te aclaro mi pregunta. Soy católico. Dios da sentido a mi vida e intento ser coherente, aunque no lo consigo. Soy lo que muchos considerarían un "ultracatólico": soy un joven de la JMJ, rezo a diario, voy a misa varias veces por semana y comparto la doctrina de la Iglesia.
Me gusta la poesía y la cultura contemporánea. Te leo a ti, y a tu novio, y a muchos otros que os movéis en la galaxia cultural más novedosa de los últimos años en nuestro país. Y a veces me siento raro. Parece que los católicos (los católicos integrales, no los que rezan en sus ratos libres y en privado) no encajamos en el mundo cultural. Es curioso que un pedazo de poeta como Enrique García-Máiquez casi no sea leído por eso: por abordar temáticas religiosas.
No sé. Pensaba que Adonáis/Rialp podría ser una muestra de que no estoy solo, pero yo qué sé. Muchos católicos han optado por el feísmo de las iglesias-garaje y el "Vienen con alegría". Y muchos poetas y creadores miran la fe con risa, siempre desde la ironía. A veces me siento raro.

luna dijo...

La literatura es fe en sí. O eso siento.

Un saludo.

Adolfo González dijo...

Mi respuesta a una de tus preguntas es la siguiente: por un euro y pico, seguramente habría más compradores, pero no creo que hubiese un gran incremento de lectores, sino más cantidad de ejemplares en las estanterías de las casas. Puede darse el caso de que alguien se aficione a la lectura de poesía por haber comprado un librito que le costara poco, pero creo que la mayoría de los lectores no llegamos a la poesía por ese motivo.

Hombre de arena dijo...

La poesía no se compra, se alquila.
"Vous êtes amoureux. Loué jusqu’à mois d’août".

Anónimo dijo...

A bote pronto me vienen a la cabeza Abada, Trea, Amargord, Renacimiento, Icaria, Galaxia Gutenberg, La poesía señor hidalgo, Siruela, Huerga y Fierro, Vaso Roto, Cátedra, Devenir, Trota, Linteo, Igitur, los servicios de prensa universitarios...
y tu hablas de la editorial de mamá, El Gaviero (Gran trabajo editorial, por otra parte), y las de los amigos la bella Varsovia y Cangrejo pistolero. Por cierto, esta última es, sin duda alguna, la peor editorial que ha caído en mis manos jamás. Lo que podría ser una entrada de otro tipo, se convierte en una promoción de amigos.