12 junio 2012

Dos noches sin pijama: puto tren.

Ida y vuelta. Madrid en 24 horas. Quiero aprobar esta asignatura tediosa del demonio y la vida será mejor. Madrid en 24 horas. 70 euros acumulados dentro dentro dentro de dónde. Leer a Anne Carson en La belleza del marido y darse cuenta de que hay un género literario fantástico latente entre las mujeres del verso (el género de "La Otra"): Anne Carson, por supuesto, Sylvia Plath, Anne Sexton, Marina Tsvetáieva. El maldito sexo de los hombres, que diría Maite Dono. El maldito sexo de los hombres porque su poesía es la del animal abandonado, frío y casi nada celoso: irremediable decisión la de esos tontos. Tontísimos. Abismo/profundidad. Ida y vuelta. Estaré sola 24 horas y os hablaré del coste de oportunidades: ellas renunciaron al hombre, pero aceptaron la poesía. Y ni siquiera eso. No. Renunciaron al hombre y aceptaron la brillantez. Sí. Eso sí. La brillantez. 

6 comentarios:

Dara Gorrión dijo...

A veces pasa. Y ni siquiera duele, quizás porque tenía que ser, quizás...

Hombre de arena dijo...

Son animalillos falsamente indolentes, tremendamente solitarios y terriblemente elegantes.

(Desde la guarida de un animal que no existe)

cinthia brito urrutia dijo...

Anne Carson ha sido una de mis idolas más profundas, con Eros el Agridulce mi vida se torno distinta, con sabores diversos...y esto que me dices, claro, sobre los cambios.
Tenía que ser así.

Gracias por las letras.

un abrazo!

Teresa J. dijo...

He leido tambien Anne Carson ,pero a las otras escritoras todavia no,he escuchado hablar de ellas pero me gustaria leerlas ya que si las has mencionado pienso que son buenas sus obras.Teresa J.

g.v. dijo...

acepto ser tontísimo, siempre y cuando alguien me ame lo suficiente

Charles Dickens dijo...

Si no te gusta viajar en tren no sos poeta. Si no te gusta Buster Keaton no eres poeta. El Eurostar está chachi. el trenecito de Sóller també. Al final, está la tumba de Robert Graves.