28 marzo 2012

100% visceral.

Llegué a La jungla de Upton Sinclair (Capitán Swing, 2012) sin demasiadas ganas. Era largo, de letra apretadita. Por algunas de las críticas que había leído parecía más una suerte de panfleto que un texto literario. Y yo llevaba, además, no demasiados meses sin comer carne: aunque este texto, definitivamente, me terminó de convencer de aquel proceso vegetariano que ya había comenzado tiempo atrás por influencia de mi amigo Ernesto Castro y de mi gata Delhi. Llegué sin ganas, pero después me encantó, pues La jungla no es un libro "para hacerse vegetariano" tanto como para "hacerse consciente" de cosas terribles e importantes relacionadas con la inmigración, el sexismo, el maltrato a los trabajadores, el nefasto sistema de producción de alimentos, y, sobre todo, de carne, las luchas de los sindicatos, la corrupción de los ayuntamientos, la maldad, la envidia, el terror a quedarse sin nada y el terror a sobrevivir cuando se tiene poco... parece mentira que este libro fuera publicado hace más de cien años y parece mentira que, al contrario de lo que dije que pensaba, todo esto quepa en una novela de tal bellísimo lenguaje, descripciones y escenas. Upton Sinclair construye una novela perfectamente medida y planeada (o esa impresión da al lector quizá hasta las últimas páginas donde las idas y venidas del protagonista ya se hacen más pesadas), envidiable a cuanto a trama se refiere. El libro provoca los justos sobresaltos, el justo asco, las justas ganas de vomitar o de llorar, pues no deja de ser un libro de desgracias en donde todo está perdido excepto la fe (aunque no sepamos realmente en qué). 

100% Visceral.
0% Ñoñada

15 comentarios:

Layla dijo...

pues por el post anterior y por éste sí que parece mentira que el libro fuera escrito hace 100 años. Si hace un siglo la industria cárnica ya era horrible, basta un vistazo a cualquiera de los vídeos grabados en mataderos para ver cómo es ahora, ingeniería genética y hormonas incluidas (no sé si has leído "Comer animales", pero yo estaba entre las ganas de vomitar y de llorar). http://www.mataderos.info/

Por lo demás, bienvenida al ghuetto. Somos más de los que parecemos ;)

Anónimo dijo...

Una valiente elección. Ética envidiable.

Carlos dijo...

Pues sí parece la crónica de una muerte anunciada todo lo que sucede ahora mismo no??

He encontrado en un blog que estoy empezando a seguir este post. Puede que te interese por tener que ver con tu nombre.

Saludos y gracias por compartir tu lectura con nosotros.

http://santfeliu-edificiopetrus.blogspot.com.es/2012/03/siguiendo-la-luna-llena.html

Rosa dijo...

Además de la fe, la esperanza.

Saludos
Rosa

Anónimo dijo...

¿hace más de 100 años? no había los controles que hay ahora...hoy en día se puede comer carne de calidad..

luna dijo...

Mi ano es de más calidad que la carne que compras en el súper.

Anónimo dijo...

I wanna cum on your ano

Anónimo dijo...

Explícita imagen la del ano, directa, sin metáforas, al grano.

Anónimo dijo...

por favor, mandad al michael jackson alias Mr. cum a la puñetera censura (advertencia, no está muerto fue una "hoax"). Luna, él está detrás de tí, no sólo en sentido literal -ya le gustaría a él-. Adivina quien está editando al pajarito... gracias a él te traducen en los USA. Tiene un cuelgue contigo de aquí te espero.

Anónimo dijo...

PARECE UNA PERFO SITUACIONISTA O UNA PESADILLA KITSCH, PERO ES ASÍ. MICHAEL JACKSON ES TU PADRINO-EDITOR EN LOS USA, LOL.

ÉL ES MR. CUM.

Anónimo dijo...

Al loro, que Michael Jackson está que se sube por las paredes con tu futura boda... va a intentar conocerte. Por cierto, mandaste una carta a alguien a USA? era a él, pero se comunica con la gente por medio de alter egos, claro, como está oficialmente muerto...

Anónimo dijo...

Lo que faltaba ya, la gilipollez de ser vegetariano.

El siguiente paso es leer las chorradas de Preciado y toda la tontería del postfeminismo. Madre mía...

luna dijo...

a Preciado y demás las leí hace tiempo, muy interesantes pero no comparto grandes cosas con muchas de sus ideas.

Por lo demás. Gilipollez la del anónimo siempre ¡con tantos argumentos!

Anónimo dijo...

Carnicerías...más allá de elos hipermercados...

luna dijo...

Carne ecológica forever.