13 febrero 2012

El blanco. El blanco. El blanco.


No hay más que luz blanca cuando Teo Barbosa abre los ojos. Un estallido blanco. El amanecer pirenaico que lo invade todo. Un mundo blanco. Y en medio de ese mundo una silueta negra. 
Javier Calvo

5 comentarios:

Emilio Calvo de Mora Villar dijo...

En mitad del negro un punto de luz que se ahonda hasta que se funde y parece negro.

José Luis Martínez Clares dijo...

Blanco y negro, y en medio una frontera vulnerable. Saludos

Anónimo dijo...

I wanna cum on your silhouette

Argelolo Mutatis Mutandis dijo...

Una instantánea, polaroid desnuda, copos de seda rematan el cielo.

Este grito, centurias, ecos, toda muerte por indiferencia oscura.

Toda salvedad, todo hueco, el giro-claustro, mi madre-padre.

Tú, el reniego por el reniego. Ellos, la partitura descompuesta.

Luna que derramaste el fervor; ¡por qué no entras a quedarte?

VICTOR VALADES dijo...

La luz teatraliza el intento,
eres infiel
como la mariposa al tiempo
cuando abre el capullo.

http://literacta.blogspot.com