05 febrero 2012

Black water.




Pensemos en un hospital lleno de gatos
pensemos, los huesos se comen a los huesos,
las uñas son un gesto
el esqueleto felino
su olor
pensemos en gaviotas y en carroña
en ese color que maúlla
en ese color
como aquel momento sólo como aquel momento
en que las ratas se esconden
miau
miau
se esconden porque el cielo habla de tormentas
o ese momento exacto en que hasta el sol se
marcha y el cielo suena vacío revolviendo la mañana
para que caigan sucios sus copos
ese aquel ese aquel miau ese
pensemos quimioterapias y pulmones
pensemos en derramar nata sobre ciruelas muertas
pensemos en ese y en aquel
el gato está en la silla y se ha portado mal como se portan los mundos
cuando maduran
aquí el mundo ya no crece porque hay vacas que nos guiñan el ojo
y aves defendiéndose del cuchillo
pensemos como ciudades como mujeres como mujeres que olvidan
pensemos en el nombre de Joan-Marc
pensemos la lectura en la cocina
la ternura
ahora
ahora que con las flores me mudo a Marruecos
pensemos en el ruido en el premio
en la siesta de los sábados
pensemos que el hospital está lleno de gatos y no hay manera
no, no hay manera de sacarlos. 

19 comentarios:

Roger Vilanova Jou dijo...

Ternura y lectura, qué similares y qué beatitud.

Jorge Ampuero dijo...

Pensemos... por el perro y el gato que llevamos dentro.

Beso...

Karen Valladares dijo...

Me recordo, no sé por qué a Wislawa.

BaBel dijo...

el gato está en la silla y se ha portado mal como se portan los mundos
cuando maduran



pensemos como ciudades como mujeres como mujeres que olvidan

Anónimo dijo...

Nunca nieva a gusto de todos.

Javi Morera dijo...

''aquí el mundo ya no crece porque hay vacas que nos guiñan el ojo
y aves defendiéndose del cuchillo''.

Afirmación que me hace reflexionar.

Nik Bosmans dijo...

El gato está debajo de la mesa.

Såndalo dijo...

EL gato estå muy gordo y necesita que le cuiden mås. Pesemos que los gatos no son peluches con cadenas de nuestro capricho.. Ese gato no guiñe el ojo, solo pide ayuda tras sus bigotes. Mucha letra y pocas nueces.

luna dijo...

Jajajajajajajjajajajajajajajajjajajajajajajajajjajajajajajajajajajajajjajajajajajajajajjajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajaja.

HASTA LA POBRE DELHI TIENE ANÓNIMOS.

Almudena Vega dijo...

hola,me gusta mucho, me gusta el horror clínico entrelazado con la elegante pasividad felina.


xxXx

aleskander62 dijo...

Leed El tiempo es un canalla de Jennifer Egan.

Dara Scully dijo...

¿Cómo se portarán los mundos cuando se hacen viejos?

Juan Carlos Ventura dijo...

Realmente bueno, Luna. Que fantásticas imágenes entrecruzas en estos versos. Te felicito, sinceramente. Dejas un sinfín de sabores flotando en la mente.

P.D. Te invitoa que, si lo deseas, pases un día por mi "Desierto" en http://jcventura.blogspot.com

Anónimo dijo...

Luna ¿dónde andas?

Manu Cueva. dijo...

Y el gato en el tejado, siempre me deja asombrado.

Abrzos.

Anónimo dijo...

Joder! tantos comentarios sobre un estupido gato o gata? Busquen algo mas provechoso que hacer con sus vacias vidas y si tanto es verdad que les gustan los "gatos" pues vayan y adopten uno que si lo necesite y dejen de perder el tiempo con este y su estupida dueña.

Pierrot dijo...

Uno podría imaginarse, dada la reiteración de la palabra "pensar" que hay un intento por adentrarse en la mirada de los gatos. Pero pronto el problema no esta en los felinos sino en el mismo acto de atribución que desde la poesía, nos recuerda nuestro lugar de máscota en el mar del discurso.

Saludos desde la Olla

Emilio Luque dijo...

Espero que no te importe que te reproduzca el poema en la revista del instituto (ver: http://iesbielpoema.blogspot.com/2012/02/luna-miguel.html). Que sepas que te seguimos. eluque

Miguel Cobo dijo...

Edgar Allan Poe, que estás en los infiernos,
danos la sombra hambrienta de tu gato negro,
mas líbranos del bien.
Porque la vida es una enfermedad mortal, de todas formas.