01 diciembre 2011

Enfermedades de vanguardia.


Gracias a Albert Lladó por darme un pequeño espacio en esta casa digital. 

20 comentarios:

Manu Cueva. dijo...

Muy bueno.

Anónimo dijo...

Me lo voy a bajar con el Downloadhelper y este finde lo voy a ver con mis amigos para partirnos un rato.GRACIAS

Ignacio Carcelén dijo...

Ya quiero conocer el trabajo, me ha encantado el vídeo, lo encantadora que estás, saber en qué piensan los escritores.

Marcelo Aguafuerte dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Anónimo dijo...

roña de niña ñoña,cagüenlá... qué enchufaíta estás, y no te da vergüenza tener 20 años y subirte al carro de lo fácil

Laura San Román dijo...

joder luna es bestial, que ganas de leerlo, lo que voy a disfrutar y lo que voy a sufrir, me siento afortunada

Anónimo dijo...

Gracias por ofrecernos lo mejor de ti y mostrarnos ese raro don que tienes para la poesía. Bendita enfermedad ésta de la literatura.

NubOsidad VaRiable dijo...

Digan lo que digan (como cantaría Raphael) LO ERES.
Enhorabuena, aunQue más bien debería decir
GRACIAS!!

G dijo...

Me parecen de muy mal gusto los anónimos, pero no quiero otorgarles importancia alguna.. Me encanta tu trabajo Luna y tu sencillez.

Un beso :)

acero dijo...

Si no te importa, Luna Miguel. Jamás he dicho que fuera ¿tu anónima? (ojos en blanco)
Me parece de muy mal gusto además de una falsedad tu respuesta en formspring.

Merci bien.

luna dijo...

Bea, uno debe controlar lo que dice cuando va algo bebido. Gracias.

Anónimo dijo...

Estás siempre así de atacada? Me encanta. Y qué acento como del futuro.

josepayan dijo...

"gotas de lluvia caen sobre baldosas amarillas como uñas despintadas y sucias."
salud, bonito proyecto.

Anónimo dijo...

I wanna cum on you

Doctor Odio dijo...

La ventaja (o no) de la enfermedad es que de alguna manera nos exime de la responsabilidad de esa cosa tan aburrida que es la vida, y entonces solo vivimos (o morimos) por y para la enfermedad. O sea, que nos vemos obligados a concentrarnos en lo que importa, no en lo importante.

No suelo enfermar (físicamente), pero todavía recuerdo con nostalgia una reciente enfermedad (una simple gripe magnificada por mi hipocondría) y la semana que permanecí atado a mi camastro. Aproveché el momento de la sensación verdadera para leer el teatro completo de doña Emilia Pardo Bazán.

Enfermedad + doña Emilia Pardo Bazán = La Felicidad.

El aperitivo de ‘Sailor’s Grave’ no me disgusta del todo, no.

On verra.

m dijo...

Me ha encantado.

alberto dijo...

Pardo Bazán va muy unida a la enfermedad, he oído.

Anónimo dijo...

Gracias, Luna. he visto el video de las enfermedades de vanguardia y es bellísimo.

Anónimo dijo...

3:10 y mi mente ha entrado en estado crítico jajaaaaaa, no en serio ¿porqué? porqué tanto sucedáneo?? y porque recalcas que es tu pareja? a q ue viene esa mierda?? jajja el caso es q no tengo ánimo de ofender, es que resultas una mofa tan fácil en ti mismaaa

luna dijo...

¿?
Se nota que te gusta Ibrah, eh!