29 noviembre 2011

Ben Brooks: un Holden Caulfield más bello, más cerdo y más listo.



Cuanto más me mojo mas consciente soy. Consciente de que estoy vivo. Tabitha Mowai, no. Margaret Clamwell, no. Tengo las mejillas entumecidas y sonrosadas. Las de Tabitha estarán pálidas y acartonadas. Me pregunto si a los muertos les saldrán moratones si les das un puñetazo. Me muerdo el brazo alrededor de la muñeca y me dejo una marca a modo de reloj. Duele porque estoy vivo, todo esto resulta muy desconcertante pero sé que aún me esperan muchas cosas, toda una vida. A Tabitha Mowai, no. Eso es aún mas triste que los fetiches de la anorexia o que la pedofilia o que la gente que llora porque se siente culpable por ver vídeos porno de alguien que se ha suicidado.
Ben Brooks


6 comentarios:

Anónimo dijo...

nadie se arrepiente de ver videos porno , todos los hombres los vemos y el que diga lo contrario miente .Nadie se arrepiente de nada a no ser que sus hechos le cuesten la libertad o la muerte de un ser querido , somos perversos y todo lo que pensamos o soñamos lo podemos hacer, yo no me fió ni de mi mismo aunque me suelo perdonar. Manuel

Roger Vilanova Jou dijo...

Imagina, por un momento, cómo sería follar mientras peleas con la soga que te amarra. Mientras los dos cuerpos peleáis con la vida al unísono sexual. ¿Sería la muerte tu orgasmo?

¿A caso sería una muerte sin sufrimiento?

Ignacio Carcelén dijo...

Me has tentado con lo de Holden.

Anónimo dijo...

Para sentirme vivo no necesito pisar descalzo los trozos de un cristal roto. Mejor pido otra cerveza y me pongo los zapatos.

mono magnético azul dijo...

alá! la puta realidad

alguien dijo...

Joder, al igual que a la mitad de los que pasamos por aquí, con lo de Holden me has hecho parar.
Otro a la lista de pendientes (y van...). Un abrazo

Jose