03 mayo 2011

"Dime qué". "No veo por qué no". "Qué".

Aún no tengo la edición de DVD Ediciones, pero ya guardo en mi estantería la versión de Dime qué (el nuevo libro de David Leo García) que el ayuntamiento de Cáceres preparó para la feria del libro. Tapa dura. Papel amarillo. Una tipografía rara. Olor a madera, o algo así. Los poemas, deslumbrantes -no esperaba menos- la locura dentro, la locura dentro -no esperaba menos-, el amor y la felicidad tan desproporcionados como la muerte, en esas páginas -no esperaba menos-, sentirse diminuto ante esos versos, posiblemente uno de los mejores libros de poesía que he leído en un tiempo -no esperaba, no lo esperaba, ni siquiera lo esperaba- semejante a Leve sangre en los espasmos que me provocó -no, espera- Dime qué es una película francesa en blanco y negro, la boca de Pierrot (el pico), el vino sobre la sábana (o el Casino), con un poco de surrealismo (me imagino al escritor saltando, saltando muy fuerte, boing-boing, por el mundo, mientras escribe), con un poco de El fósforo astillado, con un poco de azúcar es la píldora y el poema. Y esto no es una reseña. Claro que no. Esto son sólo bromas privadas. Bromas privadas porque no sé decir más que: ¡Me Gusta Tanto!, ¡Me Gusta Tanto Ese Libro! Joder.  Qué loco estás, Deivid.

38 comentarios:

anonimo dijo...

La cuestión , pequeña Luna ,no es que dEIVId esté lo que sea o incluso lo sea, a quien no conozco, fuera como fuera la cuestión , y aunque así sea, lo de verdad sobre la mesa sea esa atracción y alzas en la cuerda tan como tú por la que bailas ------ y valga la redundancia y la no verdad y al fin escribes algo de no prolongación libresca, de incitación sin muesca.

pulmón dijo...

según la familia Addison De Witt, a propósito del premio en cuestión

"David Leo ganó el Premio Cáceres Patrimonio de la Humanidad. con la obra "Dime qué". El premio está dotado con 6.000 euros. El fallo oficial fue anunciado por Teófilo González Porras, en su cargo de secretario del jurado. Al acto acudieron Benjamín Prado, Diego Doncel, Heras y Carmina Santos, concejala de Cultura. Luis García Montero, miembro también del jurado, votó a distancia, es decir, igual que escribe.

"Este texto ha sido corregido tras varias conversaciones con David Leo, que siempre se ha mostrado amable y que por supuesto puede decir y contestar públicamente lo que considere teniendo, como es tradición en este blog, el derecho a la última palabra. Luis García Montero puede votar desde la distancia, algo que viene haciendo en algunos premios últimamente, pero su presencia es real. Montero fue jurado del premio Hiperión que David ganó, conoce su poesía y por supuesto conoce bien al autor. La presencia de Benjamín Prado, nuevo gemelo de Montero, tampoco es tranquilizadora.

"Este premio tan extraño, un premio DVD con jurado Visor, la famosa pinza, no nos gusta. No nos gustó ya en el pasado año y éste no es una excepción. Un tema adicional que no nos tranquiliza sobre el premio es que David Leo es amigo de García Román (también amigo de Montero). Román, a día de hoy, probablemente sea la persona más influyente para la línea editorial de DVD tras Elena Medel. En qué medida esta amistad pudo influir o no en el premio es algo que jamás sabremos. Y de hecho el propio David podría haber sido perfectamente ignorante de cualquiera de estos rollos aunque se hubieran producido.

"Desde nuestra estricta subjetividad, este Premio Cáceres no lo ganaría un verdadero desconocido ni por triple carambola. A la historia reciente nos remitimos. Por eso, nuestra valoración de la posibilidades de que un desconocido gane el premio sigue invariable. Un 2% ya nos parece generoso.

"Valoración subjetiva de la ecuanimidad del premio: 2 / 100"

anonimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
RocíoGR dijo...

Porque no creo que nadie sea capaz de reseñar un libro del pequeño David, simplemente... Por eso, tú, desde tu (¿vuestra?) realidad, nos haces sentirlo tan cerca como a veces debería estar. Quiero ese libro en mis manos ya. Sois grandes.

Danilo T. Brown dijo...

David Leo es uno de los mejores poetas jóvenes que escriben en español.

y no jóvenes.

luna dijo...

los adisson le importan a alguien?

Anónimo dijo...

Ese comentario rabioso es feo, Lunita. Sí, claro que le importan a alguien los Addison, a mucha más gente de la que crees que está harta de tanto colegueo tontín, como tu comentario sobre el libro ¿Y tú? le importas tú a alguien?

juan bello dijo...

Aquí lo espero con ganas. Él ya lo sabe. Como sabe que el título no me gusta. Pero tampoco me gustaba el título del anterior (Urbi et Orbi). Eso también lo sabe. Y también sabe que ese primer libro me ayudó a escribir. Y como espero que este nuevo libro siga haciéndolo. Así que únicamente espero.

luna dijo...

Me parece que Adisson tienen una visión del mundo completamente distinta.

Y sí, parece que a alguien le importo: a ti, que vienes a mi blog a soltar la chapa.

luna dijo...

Ah. Y antes de hacer el ridículo, lee el libro. Porque es brutal. Por eso admiro a David.


Me imagino a los anónimos rabiosos, a su vez, imaginándonos así: "muajaja, David, le he robado la piruleta a un niño y encima me van a publicar en eeuu, qué mala soy!" Y a David: "Muajaja, me he enrollado con García Montero para que me den muuucha pasta".


Ja.

jaime dijo...

Pues sí que te ha gustado el libro. Espero pronto tenerlo en mis manos.

anonimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Anónimo dijo...

Dices lo mismo de todos los libros que lees de tus amigos. Es sólo una observación. No sé de dónde sacas que es una crítica envidiosa porque no puedo haber leído el libro e igual es hasta bueno. Pero tú a lo tuyo.

luna dijo...

No digo lo mismo, hombre. Relea lo que digo de La legendaria o de También mis ojos. Por favor. Y si no has leído el libro y crees que puede ser hasta bueno, pues no digas nada, espera un poco, y listo.

Anónimo dijo...

Luna dijo:

"Me parece que Adisson tienen una visión del mundo completamente distinta."

Esto es descojonante.

Entérate de una vez niñata con ínfulas de pueta, Adisson sólo ha dicho grandes verdades.
La visión del panorama literario es esa aunque no te guste ni te haga gracia.

Y sí, lo que escribe Adisson, que por cierto saben demasiado del colegueo endogámico y trifásico del mundillo puético y editorial, les importa a mucha gente.

Visto lo visto y cómo está el panorama lo mejor es no publicar ni presentarse a premios.

Sigue escribiendo aficionada.

luna dijo...

Sielitos, bájese los humos, señor.

Adisson sólo ve el mundo de la poesía con malos ojos. Pase lo que pase: siempre, malos ojos. La duda por la duda. Criticar por criticar.

Si el mundo editorial fuera tan malo como lo pintan en vez de libros venderían armas o heroína.

No vuelva a insultar y aprenda a discutir con respeto.

Anónimo dijo...

Je, je, joer luna, le has dado en to el hombro izquierdo. Bueh no se pongan tan chinches, es que no me tiene pasensia...

me sumo y me asumo como anónimous. Saben eso que dicen, que el mejor poeta nunca leyó ni escribió. La contemplación. Esto parece un concurso para ver quien llega primero. La mirada poética, la belleza de algunas palabras.
Esto de la poesía está cambiando tanto que todos esos viejos poetas no sé si serían capaces de competir en este mundo de nombres, y nombres y nombres.
Sería bueno que si ustedes aman tanto la poesía, fuera capaces de seleccionar un parrafito de cada uno de los poetas que nos presentan, y que le dieran el debido tratamiento. Tal vez encontremos que existe algo de una sensibilidad colectiva en sus selecciones. MIentras tanto me voy a comer un trozo de empanada de calamares, con muuuchaaa tinta.
Ah, y una servesita!

Anónimo dijo...

No voy a callarme, hay que llamar a las cosas por su nombre, faltando a ese tufo amoral e hipócrita presente en la poesía actual.
El respeto se lo faltan los poetillas tendencieros a la verdadera poesía.

El mundo editorial apesta, niña y ese olorcillo hay que enmascararlo para traficar con los libros.

Rimbaud al menos tuvo más dignidad.

Adisson sólo ha mostrado la verdad que impera hoy día en las letras y a los sordo-ciegos que no les guste que sigan negándolo y criticando por criticar.

¿Hasta cuándo vamos a tener que aguantar tanta basura?

luna dijo...

Hasta que aprendamos a mirar con ojos limpios al otro. A leer. Y a respetar.


Hasta la próxima.

Anónimo dijo...

"Sería bueno que si ustedes aman tanto la poesía, fuera capaces de seleccionar un parrafito de cada uno de los poetas que nos presentan, y que le dieran el debido tratamiento. Tal vez encontremos que existe algo de una sensibilidad colectiva en sus selecciones."
Estoy de acuerdo con el comentario que ha dejado este anónimo. Luna, ¿no crees que sería mejor que en lugar de dar tantos nombres nos dieséis muestras de por qué esos nombres consideráis que son buenos poetas? Es que si no al final esto va a parecer una enciclopedia de nombres, pero nada más. SaLUDOS.

Francisco Daniel Medina dijo...

Capítulo 1
Lugar: Córdoba. Motivo: Cosmopoética número 8. Estoy sentado justamente detrás de Andrés Neuman. No puedo evitar pensar en El viajero del siglo y en que, las 544 páginas que componen la novela por la que el autor argentino obtuvo nada más y nada menos que el Alfaguara, han salido de esa cabecita de pelo negro y lacio que en estos momentos me impide ver bien a Elena Medel que está introduciendo el libro DEJAR ATRÁS EL AGUA. NUEVE NUEVOS POETAS CUBANOS, editado por La Bella Varsobia. Aprovechando que le tengo tan cerca, intento descubrir algo raro en la anatomía de la cabeza de Neuman, porque no todos los días un yonqui de la literatura como yo tiene delante a un Premio Alfaguara de Novela y finalista del Herralde, pero para mi humano asombro no advierto nada anormal. David Leo García está sentado a mi izquierda luciendo un sombrero y yo cada vez que veo a alguien que luce un sombrero no puedo evitar pensar en una boa que se ha tragado a un elefante. David no me conoce. Yo sí le conozco porque lo primero que hice cuando me enteré de que un jovencísimo malagueño había ganado el Hiperión fue buscar información acerca de dicho paisano y de su libro. Finalmente, lo compré en Madrid pero, ese mismo día, y antes de que me diese tiempo de soltar el libro en el hostal, fui a la Riviera a ver un conciertazo en el que mis adorados Blonde Redhead teloneaban a Interpol, y luego con el subidón salí de marcha y tanto el XXI Premio de Poesía Hiperión como yo, por distintas circunstancias que ahora no vienen al caso, acabamos completamente perdidos. Pues bien, volví a tropezarme con Urbi et orbi en el Cosmopoética 6 después de salir de un acto en la Fundación Antonio Gala. Previamente había estado en el Palacio de Orive escuchando a David recitar algunos de sus poemas ya que, en esa edición, tanto él como la propia Luna, eran poetas emergentes. Recuerdo que compré también ¿Estás seguro de que no nos siguen? de Antonio Portela. El libro de Portela no me decepcionó ya que tal tipo de poesía (con un marcado aire de malditismo y referencias a la cultura pop) se puede cultivar de manera más o menos acertada y él no lo hace mal, pero el caso de David me pareció más excepcional o más inaudito: me sorprendió que un tipo tan joven tuviese una voz tan particular, tan madura y tan aséptica (en el buen sentido de la palabra) y tan ajena a las corrientes más o menos frecuentadas por los poetas de su edad. Me pareció una poesía elaborada pero sobria y nada estridente y que, siendo de su tiempo, tenía algo de poesía de otro tiempo (también en el mejor sentido posible de la expresión) o fuera de lo fácilmente encasillable. Volvemos al Cosmopoética 8. Karel Bofill acaba de leer un poema que me ha encantado. El título es Animados Soviéticos. Posteriormente le toca el turno a Uljana Wolf y casi alcanzo el éxtasis al oírla recitar sus poemas en la lengua en han sido escritos. Cuando finaliza el acto salgo a comprar Fronteras del lenguaje, una antología de su obra traducida por el físico valenciano Vladimir García Morales. Mientras ojeo Fronteras del lenguaje, David Leo está adquiriendo un ejemplar de la antología de poetas cubanos.

Continuará...

Francisco Daniel Medina dijo...

Capítulo 2

Estoy a punto de felicitarle por Urbe et orbi y por el Hiperión y de decirle que somos paisanos y que estoy allí con mi novia y que una vez compré su libro y lo perdí y que tal vez le apetecería tomarse una cervezas con nosotros y acabar enzarzados en una conversación del tipo: no me jodas que tú también vas allí y conoces a fulanito, si es que Málaga es un pueblo, pero, como de costumbre, mi afán por no importunar me puede y no le felicito. Camino a paso ligero hasta el antiguo convento del Corpus Christi y ahora toca deleitarnos oyendo a Ledo Ivo, traducido por Juan Carlos Mestre que luego recitó poemas acompañado de su acordeón. Y, en resumen, todo este post es para hacer algo que he tenido ya varias ocasiones de hacer y que nunca he hecho: felicitar a David por su primer libro. El nuevo aún no lo he leído. Con respecto a la polémica relativa al mundillo literario, opino que tan poco objetivo es verlo todo negro como pintarlo todo de color de rosa. Pienso que al final lo que mandan son los libros, independientemente de que cuenten o no con el aval de tal o cual Premio. Hay autores que han obtenido el Nobel a los que nunca volveré a leer y gente que se ha autoeditado libros y que figuran ya entre mis autores de referencia. Opino que el autor que publica un mal libro gracias a un premio más o menos mediático, a medio o largo plazo, solamente se está haciendo daño a sí mismo, ya que correrá el riesgo de no volver a ser leído. Creo que con David Leo, y si entrar a juzgar la objetividad o no del premio Cáceres ya que carezco de los medios necesarios, me pasa lo mismo que con Carlos Pardo. Me gusta su poesía así que me alegro cada vez que puedo acceder a un nuevo título y casi no me preocupa el camino que dicho original haya tenido que recorrer hasta llegar a las estanterías ya que, en cualquier caso, me alegro de que llegasen porque los considero libros necesarios. Por supuesto, libros malos se publican muchos pero, como ya dije antes, esos autores están tirando piedras contra su propio tejado.

THE END

pulmón dijo...

visto la que se ha liado con el comentario de Addison, dos consideraciones:

1.- Addison le importan a bastante gente. no pretendo saber ni a quiénes ni por qué, pero sus análisis —basados en un profundo conocimiento de los entresijos y alcantarillas del submundo literario— me parecen los suficientemente sólidos como para no ser tenidos en cuenta

2.- las críticas que se vierten aquí y en otros blogs afines me parecen bastante búlgaras (en el sentido de unánimes y homogéneas, basadas en la alegría y la admiración mutua), algo que siempre me ha hecho arrugar la nariz: discrepar es sano, aunque corren malos tiempos para ello

3.- la autora del blog invita a leer al otro, a respetar y mirarlo con ojos limpios. no estaría de más repartir un poco de esa medicina y sí, automedicarse, tampoco estaría mal automedicarse. con fundamento, como decía el ínclito Karlos Arguiñano a propósito del perejil

luna dijo...

1. Invito al respeto, desde el respeto. A quién le importa saber qué piensa tal colectivo anónimo de un autor del que no han leído el libro, además, inventándose amistades, inventándose intrigas y tramas de terror y desprestigiando años de trabajo de alguien. ¿Sólidos? Sí. Ya. Más bien "si el pueblo quiere sangre, le daremos sangre".


2. Más abajo hay una cita estupenda del libro. Si quieren saber más, vayan a sus bibliotecas, no puedo copiarles aquí todo lo que quisiera.


3. Mi post nace de la admiración a un autor y a un compañero. Y mi respuesta a los anónimos y a esa AdW nace de la vergüenza que me da esa tendencia (sólo de poetas, ay, bendito mundo el de los narradores) a cuestionar cada movimiento, publicación, premio o gesto de otro poeta.




Se acabó. Aquí, en este espacio, a nadie le importa el dinero, lo baboso o la envidia. Aquí lo que me importa es la poesía. Por eso paso de publicar más comentarios al respecto.




Lean DIME QUÉ. Disfruten. Y hasta otra.

anonimo dijo...

de acuerdo con pulmón menos en lo importante, las cosas de la mesa: karlos argignano se refiere al fundamento de la ensalada de bacalao, no del perejil; que vale que el perejil es necesario de todas formas, pero ha sido demasiado encumbrado para sus méritos y que no falte en la mesa anyway pero sin tanta premiación.

Anónimo dijo...

No publiques este comentario si no te da la gana, pero no hubiera intervenido si no fuera por tu desprecio hacia los Addison, que intentan hacer una crítica fundamentada y seria, con razón o no, comparada con tus halagos, muchas veces -demasiadas- infundados, hacia gente de tu entorno. No le haces ningún favor al escritor reseñado, que siendo bueno puede perderse entre tanta mediocridad.

Anónimo dijo...

A mi me gusta la heroína, la verdad no se que tiene de malo.
Malo es celebrar la muerte de osama
o la venta de armas.
Y si lo piensas bien tampoco lo es.
Ni bueno ni malo, simplemente es.
Luna no te excuses, es tu creación, deja a los necios anónimos que sigan con su canción superyoica.

Anónimo dijo...

lo queeé?

bueh pues a mi me gusta la empanada de calamares, que hay de malo en eso eh? Eh?

Ah bueno. crei que se iban a poner gallitos.

joer, en los ochenta se cargaron a una generación con esa mierda. Vi a un buen montón de amigos de la infancia ir desaparciendo poco a poco.
Ese anónimo sólo puede ser madrileño, en la periferia ya hemos aprendido la lección.

Así es.

aleskander62 dijo...

Mañana me compro Poetry is not dead de Luna Miguel.

antony bennet dijo...

tu lo recomiendas y yo lo encargo

un saludo

Danilo T. Brown dijo...

joder, desde el puto respeto de los cojones, quiero decir que estoy hasta la polla de tanto anonimato. qué fácil es soltar mierda desde el balcón.

Por cierto, el título, DIME QUÉ, me parece muy muy bueno.

Pero qué sabré yo, que tengo nombre.

Un saludo :)

Anónimo dijo...

Te diré por qué no, porque David es el novio de una de tus mejores amigas: Laura Rosal.

Que feo es el dibujo de la Lewonski o Lewinski o como se llame un pajarraco muerto y boca abajo como el anticristo.
Qué mal gusto elegir una cita de la Biblia y del Apocalipsis que cita el nombre de David, las estrellas de David las carga el diablo.

luna dijo...

David también es uno de mis mejores amigos. Pero eso es sabido por todos. Qué guay es tener mejores amigos tan buenos.

Anónimo dijo...

se nota demasiado que es tu amigo, sois parte de un círculo endogámico y carente de talento que existe para que podamos entrar a estas cuevas virtuales y partirnos la caja con vuestras tonterias.

luna dijo...

Haha.

Llámame Britney dijo...

Vengo a decir que, cuando AdW analizan poesía, suelen estar acertados (aunque piense que, en ocasiones, han sido tremendamente injustos). No obstante, Luna tiene razón: yo no pertenezco a su círculo de amigos pero sí tengo amigos relacionados con y a veces las supuestas relaciones de amistad a las que que AdW alude, no son tales. Y el libro no ha salido: esperen a leer y después opinen. Bien, mal, no lo hagan, de cualquier respuesta se puede extraer algo valioso y mejorar.
Dejémonos de amiguismos: aquí importa la poesía y es un poema quien se tiene que defender a sí mismo. Si lo hace, disfrutemos. Si no, que cada uno elija su actitud. Pero todo esto es tan aburrido ya, que la mayoría de comentario ni siquiera hablan de libros o poemas (y así, de nada sirve salir en queja y defensa de su calidad).

Haya paz, por favor. Y trabajo y libros cada vez mejores. :)

Anónimo dijo...

Coño, qué divertido. Pues a mí David me gusta, pero cierto es que hay mucha gente joven que escribe bien. Él va a todo, se esfuerza por estar, se pone sombrero y siendo de Málaga, cultiva acento neutro, en fin, buen tipo, pero que nos toma bastante el pelo. No es ninguna novedad. Si consigue cosas es porque se esfuerza. A mí no me molesta. Aunque prefiero a los buenosp poetas que no lo saben y a los guapos que lo ignoran. A la chupi-pandi andalusí les sobra ego, naturalidad y enogamia. En fin, que con tanto juntamiento sólo salen hijos feos.

Anónimo dijo...

Hola Luna,
Hace poco que conozco algo de la poesía que escribe David Leo y me gustaría comprar el libro del que hablas en este post. Sabes dónde lo puedo encontrar?
Un saludo enorme :)