21 abril 2011

Escribir un poema, y nada... tu nombre debajo: y no ser nadie.

Siempre conté hasta diez y nunca apareciste.
Fueron noches de granizo desnudo, de temblor
en el humo del deseo. Días de ayuno y lucidez.

Imaginaba el recorrido del llanto en las trampas
de la noche. La quietud en la memoria
de una pesada cárcel que esperaba a lo lejos.

El rencor de saberme preso en otro cuerpo
distinto al tuyo. Liberado en otro gesto,
y defendiéndome en otro perfume.

Pero sé que no fue más que un sueño.
Corría desnudo por la habitación del aire.
Y sentía que volaba, mas no era libre.
Kepa Murua

Ese poema. Ese poema.

11 comentarios:

Javier Mendieta dijo...

La de libros, autores, y experiencias que te debo. Gracias.

Anónimo dijo...

Oye, Luna, ¿no te has dado cuenta de que tienes unas piernas horrorosas, amorfas, de que cuando pasen unos años serás dueña de unos muslos mórbidos (la genética, querida, la genética), celulíticos, con un culo a juego? Anda, no te las retrates tanto, que a base de fotografiarlas no se convertirán en las de una top model.
Y esas uñas... ¿cómo logras ese efecto descascarillado a lo putón barato? ¿Te las pintas y, en cuanto se secan, las frotas contra el gotelé de la pared?
Me acabo de enterar de que según nuestra futuro Premio Nobel leer nos hace más tristes. Yo no sé si más tristes, ahora, leerte a ti le hace sentir patético a cualquiera.

Jean Paul Besson

luna dijo...

Sí a todo, amor.

Anónimo dijo...

Joder, Luna, vas a matarme, no te imaginas lo que me gustan unas uñas así. Unas manos así.
Joder.

Luis

anonimo dijo...

Il est vrai
Michel Houellebecq (1958- )

Il est vrai que ce monde où nous respirons mal
N'inspire plus en nous qu'un dégoût manifeste,
Une envie de s'enfuir sans demander son reste,
Et nous ne lisons plus les titres du journal.

Nous voulons retourner dans l'ancienne demeure
Où nos pères ont vécu sous l'aile d'un archange,
Nous voulons retrouver cette morale étrange
Qui sanctifiait la vie jusqu'à la dernière heure.

Nous voulons quelque chose comme une fidélité,
Comme un enlacement de douces dépendances,
Quelque chose qui dépasse et contienne l'existence ;
Nous ne pouvons plus vivre loin de l'éternité.

Buscando agua, por Internet, encontré petróleo, en la forma adjuntada arriba, pero casi me muero de sed.

El nombre del autor puede estar puesto arriba y deducimos:


que cualquiera puede escribir un poema

o bien o mal, no se sabe

qué cualquiera puede escribir un poema

o bien o mal, no se sabe

qué poema puede escribir un cualquiera

o bien o mal, no se sabe


que poema puede escribir un cualquiera

PS: buenas piernas

aleskander62 dijo...

No ser nadie y ser todo, pertenecer al cosmos.

Dayana Méndez Hernández dijo...

Se nota lo reprimido que vive ese anónimo, que mala vibra para un blog al que se nota se le dedica tiempo y pasión…perros rabiosos.

ana dijo...

Precioso poema, preciosa reflexión.

anonimo dijo...

Dayana, preciosa; conozco a tu bello país en el que he estado bastante tiempo, hartándome de tomar zumos naturales de frutas tropicales y estupendos cafés a precios irrisorios, no usando jersey nunca por la generosidad de su luz, sin jamás sentir frío ni temor a él. Desreprímeme cuando quieras.

Ethos dijo...

Luna, si tienes un momento podrías echarle un ojo a esto: http://lasendaamartillazos.blogspot.com/2011/04/veridis-quo-daft-punk-la-levedad-y.html
Es cortito y sólo te lo enlazo porque he pensado que a lo mejor te gustaría. Sólo eso, nada más.

Por cierto, sigue así y no te amilanes con ciertos idiotas que te critican tontamente, estás haciendo lo que se tiene que hacer: leer y escribir (y sentir ambas cosas). Que te publiquen o no, que te entrevisten o no, eso no te hace ni mejor ni peor poeta.(sé que sabes todo esto, pero yo te lo reitero, por si acaso).

P.D.: No publiques esto, por favor.

Davo Valdés dijo...

Me gusta tu blog, Luna, lo leo desde México. Me divierte también leer a todos los anónimos que te comentan. También sigo de cerca el blog de Tenían veinte años y estaban locos. Te agrego a mi blog como enlace recomendado. Saludos.