30 marzo 2011

Tenían veinte años y estaban locos (I): entrevista a Juan Bello... la poesía arde aquí.

Portada de María Simó
Parece que Premio Pablo García Baena de Poesía Joven siempre nos trae buenos regalos y voces geniales, desde las de Diego Llorente o el jovencísimo Cristian Alcaraz, hasta las de los últimos ganadores, Berta García Faet y Juan Bello Sánchez: muy interesantes, los dos, muy buenos, los dos, con muchas cosa que decir, los dos. El caso de Juan Bello Sánchez (Santiago de Compostela, 1986) es curioso aunque cada vez más común, me refiero al hecho que Juan sea un autor que ha nacido en Internet y que poco a poco y en sólo unos años ha accedido al papel. Un autor que supuestamente publica su primer libro ahora mismo, en abril de 2011, pero que quienes lo hemos seguido desde sus inicios en la blogosfera sabemos que El futuro es un bosque que ya ardió en alguna parte no es más que su “segunda obra”, pues la primera obra de estos autores blogueros siempre será su propio blog: ese libro en continuo crecimiento y desarrollo que viene a significar hoy en día la bitácora personal. En El futuro es un bosque que ya ardió en alguna parte encontramos la voz de un poeta que añora la infancia y al mismo tiempo mira al futuro de una manera desganada, solitaria, quizá melancólica. Hay múltiples referencias a sus autores de cabecera o a sus ídolos musicales. Hay lemas en inglés, secretos escritos en voz baja e imágenes muy pictóricas que a veces recuerdan a la poesía o a algunos versos del loco Juan Carlos Mestre. El verso de Bello Sánchez es limpio y precioso, breve y punzante. Siempre vivo.

Si algo llama la atención de tu obra y de tu blog es la cantidad de poemas que escribes, es decir, la rapidez y la energía con la que subes textos a la red y armas poemarios. ¿Qué diferencia hay para ti entre lo que vas colgando en tu blog y lo que luego guardas en un documento word? ¿Cómo es tu proceso de creación? ¿Haces una selección previa de los poemas de Internet? ¿Corriges mucho tus textos?

A la hora de crear para mí no existe ninguna diferencia. Escribo constantemente, impulsivamente. A veces son simples notas. Otras veces poemas enteros. La diferencia existe a la hora de conformar un poemario. En ese momento hago una selección. Procuro buscar la variedad de temas y corrijo algunos poemas hasta que estoy contento con el resultado final. A veces me encuentro con algunos poemas que tratan de lo mismo, y lo que hago es reescribirlo como un único poema, cogiendo las ideas o los versos que mejor encajen, como si se tratara de un puzle. Pero para mí tiene tanta importancia lo que sale en mi blog como lo que puede aparecer en un libro. Simplemente cambia el medio.

Otra cosa curiosa no sólo de tu figura de poeta sino de la de muchos de tus coetáneos es el hecho de empezar a escribir una bitácora digital y en apenas tres o cuatro años publicar vuestro primer libro, de poesía, narrativa o ensayo, hablo de Matías Candeira, de Alvy Singer, de Laura Rosal... ¿Crees que eso os une de alguna manera? ¿Crees que ese hecho podría identificaros como algún tipo de generación o de grupo, o es simple casualidad tecnológica, casos aislados?

Podríamos decir que es algo que tenemos en común, sí, pero para hablar de generación creo que tendrían que pasar unos años. Algunos autores se quedarán por el camino, otros seguirán estando en el panorama literario. Es entonces cuando, echando la vista atrás y revisando la obra de cada uno, se podrá hablar de una generación. Somos muy jóvenes, todavía estamos buscando nuestra voz.

Hablando de grupos y de generaciones. En algún momento Berta García Faet, tu compañera de premio de La Bella Varsovia ha dicho no sentirse identificada con el panorama poético actual, del mismo modo autores como Alberto Guirao, autor de un librito magnífico titulado Ascensores, han dedicado poemas a “su generación” evocando Aullido e intentando expresar su desconcierto ante “esto que está surgiendo”, es decir, ante el nacimiento de voces poética nacidas a partir de 1986 y que parece que tienen mucho que decir. Más allá de los jóvenes autores surgidos de blogger, ¿consideras que perteneces a alguna generación? ¿Consideras que el estado de la poesía joven hoy día es bueno? ¿Admiras a alguno de tus coetáneos? ¿Crees necesario un nuevo Aullido que os reivindique u os separe?

Realmente no tengo trato con ningún poeta, más allá del que se establece en el blog y en las redes sociales. No sé si pertenezco a algo, a un movimiento o corriente literaria, pero es cierto que me siento más influido por autores cercanos a mí en el tiempo que por los clásicos. Es innegable que pertenecemos a una edad, a una misma época, y, por tanto, tenemos inquietudes similares. A veces creo que la gente tiende a pensar que hablar de generación es algo negativo, y busca romper con ello. Pero como ya dije, pertenecemos a una misma época, y eso nos define. Puedes llamarlo generación, promoción, quinta… No creo que deba preocuparnos eso, son etiquetas que coloca la sociedad, pero al final está la obra de cada uno.

De mis coetáneos admiro profundamente a dos: David Leo García y José Daniel García, aunque este último ya no es tan jovencito (espero que me perdone ja ja).

¿Qué significa para ti ser poeta y ser joven? ¿Tiene algún sentido la denominación de poeta emergente? El otro día la poeta gallega Eba Reiro se refería a algunos detractores, anónimos o haters como “racistas de la edad” porque dice estar harta de ver rechazo y condescendencia para con los más jóvenes, ¿estás de acuerdo con eso? ¿Te has sentido discriminado o no es algo que te importe?

Hace un par de años, un profesor de mi facultad que acababa de publicar su primer libro de poemas me dijo que ningún joven podía ser un buen poeta. Entonces pensé en Rimbaud. A mí, sinceramente, me da igual lo que piense alguien que ya ha perdido el pelo. Para mí ser poeta es algo que va íntimamente ligado a ser joven. Durante la juventud es cuando más experiencias y cambios se viven. ¿No es, por tanto, un buen momento para escribir sobre ello? Yo no quiero convertirme en uno de esos poetas sesudos e intelectuales que se cuestionan la sociedad en la que viven, no quiero tener nada que ver con “la voz de la experiencia”. Tal vez dentro de veinte años cambie de idea y me tenga que tragar mis palabras. Pero para entonces puede que ya haya perdido el pelo.

Galicia es tierra de, sobre todo, buenas poetas, desde la joven anteriormente mencionada Eba Reiro, hasta algunas de las autoras más influyentes del panorama como Estíbaliz Espinosa, Yolanda Castaño o Maite Dono. ¿De qué autores gallegos actuales eres seguidor? ¿Hay mucho movimiento de recitales, festivales y performance? ¿Estás contento con la vida literaria de tu ciudad o echas de menos la actividad de otros lugares como Madrid, Córdoba o Barcelona? Ahora que vas a recitar a Cosmopoética, ¿qué esperas del Festival Internacional de Poesía? ¿Cuál de los poetas que asistirán al encuentro te llama más la atención?

No soy seguidor de ningún autor gallego en particular. Me gusta Maite Dono. Me gustan algunas cosas de Yolanda Castaño. Me gustan algunas cosas de Agustín Fernández Mallo. Me gusta un librito titulado Berlín, de María Lado. Sobre la vida literaria en mi ciudad, una de dos: o no me entero o es prácticamente inexistente. El año pasado pude ir a un recital de Yolanda Castaño. Fue lo único. Así que tengo que reconocer que echo de menos la actividad de otros lugares. Un ejemplo reciente: pasé dos días en Madrid y asistí a la presentación de un libro de poesía.

Sobre Cosmopoética, desgraciadamente he tenido que cancelar mi presencia en el festival por motivos personales. Pero no tengo ninguna duda de qué poeta es el que más me atrae de los que acudirán: Charles Simic.

Tu poemario está muy bien construido: los poemas en los que se evoca a la infancia, al futuro, a la naturaleza, a los personajes literarios o influencias musicales o el cine. A veces recuerda a eso, a una especie de libro de pequeños homenajes. ¿Qué autores, además de los fugazmente citados o mencionados en El futuro es un bosque que ya ardió en alguna parte son tus mayores influencias a la hora de escribir? ¿Y cuál sería, aunque se pueda intuir, la banda sonora de tu primer libro?

Son muchas las influencias: Rimbaud, Bob Dylan, Ray Loriga, David Leo García, Efraim Medina Reyes, José Daniel García, Benjamín Prado…

La banda sonora es mucho más sencilla. Las canciones de Bob Dylan sobrevuelan todo el libro y, además de los que se mencionan explícitamente (Tom Waits, Leonard Cohen, Syd Barrett…), también están The Doors, Nacho Vegas, Howlin’ Wolf, The Velvet Underground, The Jon Spencer Blues Explosion o Bright Eyes.

María Simó ha ilustrado tu libro. Su trabajo es impresionante y según se puede ver en las redes sociales tenéis una relación que viene desde hace tiempo. ¿Hasta qué punto se compenetran vuestras obras? ¿Te interesa el arte? ¿Crees que la poesía es más bella cuando se encuentra en un libro con papel bonito e ilustraciones? ¿La edición es importante para ti o sólo el contenido de un libro?

Claro que me interesa el arte. Aunque no puedo presumir de entender. Me limito al “me gusta”- “no me gusta”. El trabajo de María Simó es cierto que es impresionante, y muchas veces hablamos de hacer cosas conjuntamente. Aunque hasta este momento solo esta cristalizó. Y la verdad es que estoy muy contento con el resultado.

La edición me parece importantísima. De hecho, me presenté al premio de La Bella Varsovia porque me encanta cómo presentan los libros. Sus portadas consiguen que te detengas, al menos durante un momento, a mirar el libro. Y si lees un buen poema y al lado ves una hermosa ilustración o fotografía, creo que a cualquiera le resulta más atractivo. Y no me refiero a que gane el poema con una buena imagen, simplemente creo que son buenos complementos. También me gustan mucho los libros de El Cangrejo Pistolero. Es cierto que pagas tres o cuatro euros más que por cualquier otro libro, pero merece la pena.

El futuro es un bosque que ya ardió en alguna parte es tu primer poemario publicado, ¿pero guardas más en el cajón? ¿Qué proyectos tienes después de este? ¿A quién, a dónde, a qué esperas llegar o qué metas tienes como escritor?

Tengo un poemario (casi) terminado. La idea es presentarlo a algún premio, conseguir que se publique. No me interesa ganar dinero con la poesía. Solo quiero llegar al mayor número de personas posible, de ahí que tenga muy en cuenta mi blog. La diferencia es que el libro permanece y el blog acabará desapareciendo con el tiempo. Por eso busco la publicación.

Como escritor quiero mostrar, descubrir, hacer ver lo cotidiano desde un punto de vista diferente. Pero desde la ambigüedad. Que sea el lector el que interprete el poema. Que cada uno pueda hacerlo suyo. Así, mis poemas muchas veces son simples sucesiones de imágenes, pequeños fotogramas. Me gusta pensar que mi poesía es como un cuadro de Magritte o de Dalí hecho palabras. Tal vez ahí es donde quiero llegar (¡y eso es mucho decir!).

Por último, simple curiosidad, ¿de dónde vienen sus seudónimos J Blues, Juan Blues, Blues ambulante...?

J Blues nació como una broma. Una noche con unos amigos, hace años, sonó en una orquesta una canción que interpretaban los Blues Brothers, y yo dije que nosotros éramos como ellos. De ahí tomé el apellido (aunque de todos esos amigos creo que soy el único que lo conservó…). Blues ambulante ya fue algo más serio. Necesitaba un nombre para el blog, y jugué con la música, el blues, y con la sensación que tenía siempre de estar yendo de un lugar a otro, de no pertenecer a ninguna parte, como un circo ambulante. Y creo que sigue funcionando perfectamente.

20 comentarios:

ESGARRACOLCHAS dijo...

"Hace un par de años, un profesor de mi facultad que acababa de publicar su primer libro de poemas me dijo que ningún joven podía ser un buen poeta"

A mi me parece que sólo los jóvenes podeis ser buenos poetas. La edad no hace unos coñazos.

Clifor dijo...

Muy interesante la entrevista, leeré a Juan Bello en cuanto caiga en mis manos...

Emily dijo...

tengo muchas ganas de leer su libro, genial la entrevista :)

jorge dijo...

(por el martes) Luna, hay pegatinas del no a la guerra, mira un poco a tu izquierda, o consulta a la horda de sabios que tienes cerca: Rosa, Orejudo, Montero etc.

luna dijo...

lo sé, claro, pero me gustaría que se montara algo mucho más fuerte, esa era la voluntad

la chica del ático dijo...

Todo un dandi de la poesía J.Blues.

Anónimo dijo...

Luna, tu obsesión por defender obsesivamente a la juventud es preocupante... ¿Piensas empezar a soltar napalm en los geriátricos o simplemente te gustaba mucho aquella serie... "La Tribu"?

Un afectuoso saludo.

NubOsidad VaRiable dijo...

Enhorabuena por tu labor
como difusora, entre otras!!
Saludico

Anónimo dijo...

una visión de la juventud bastante panfletaria y vacua.
un malditismo impostado bastante cómico

luna dijo...

¿Puede explicar eso?

Anónimo dijo...

La última respuesta me ha recordado a la Generation Beat, ¿a ustedes, no?

Anónimo dijo...

Me ha parecido muy interesante, Juan Bello es tan serio que su talento no se puede tomar a broma. Ya nadie baga como un profeta después de la última guerra. No es que yo esté a favor de ninguna guerra, pero entinedo que si una vez estuve contra bush, y contra aznar, ahora tengo todo el derecho a estar contra gadafi. Lo que está sucediendo en el contesto árabe no sólo es histórico, es emocionante. Cuando la gente dice, hasta aquí hemos llegado, y se quitan los yugos, quienes no los apoyen sólo pueden tener intereses políticos entre las cejas. Amen.
Por muchos votos que pierda zapatero, no creo que esos votos se vayan a izquierda unida.
Bueh, política aparte, ese poema, "La sutra del girasol" de Allen Ginsberg, creo que si tiene mucho que ver con Juan Bello. Y bueno, la poesía a los sesenta no es igual que la poesía a los veinte. Al fin una cosa te gusta o no. No toda la poesía que se hace tiene que estar al mismo nivel. In fact, no creo que haya que sinpatizar con todo lo que se diga poesía por el mero hecho de decirse así. Ya vale.

Salute

Croques

Nella Bergsing dijo...

Parece interesante. Estaré al tanto.

mono magnético azul dijo...

ah!, ok, estoy de acuerdo, hay tipos mediocres por ahí, a mansalva, como ese profesor, yo tenía uno con cabeza de bombilla, algo parecido, o quien sabe si era envidia o más bien falta de respeto, aburrimiento. sin embargo admitió que le gustó lo de "pitufos y yonkis". pero él no creo que hubiera leído a cavafis y yo en aquel entonces tampoco.

Billy el Niño dijo...

Qué asco! ¿te gusta Charles Simic? Si es viejo y, para colmo, ¡medio calvo!

Anónimo dijo...

Ja;Ja;Ja;

Charles Simic, no nos gusta porque es viejo y está calvo, Ja,Ja,Ja,

Que alguien nos diga como tiene el pito por Diox!!

JAAAAAAAAAAAAAAJAAAAAAAAAAAAAAA

Susan Urich dijo...

No sé, ser un buen poeta no depende de la edad, depende de la visión, de la forma de percibir y expresar. Hay personas mayores que no pueden escribir ni un buen verso, y ahí ves a Rimbaud, o a Lautreamont, que a edades muy tempranas ya tenían obras maestras. Pero estos son casos excepcionales, Luna, porque lo cierto es que el tiempo enseña, la escritura madura con la práctica a través de los años, por ende es lógico pensar que la edad tenga algo que ver. Tus poemas, por ejemplo, serán incluso mejores a tus cuarenta años, pero no por la edad, sino porque habrá transcurrido el tiempo y habrás escrito más, por ende más práctica, por ende más destreza en el decir. Yo tengo 24 años, creo que puedo incluirme en todo este movimiento y esta idea que apoyas, pero creo que eres radical, te apasionas tanto que te aferras a un único borde. Y esto no es malo, por supuesto, pero a veces pienso que participar de este tipo de discusiones es perder el tiempo. Escribe más, pelea menos, así harás el verdadero cambio, que los jóvenes escribamos más, y engrosemos la lista de los que supieron ser poetas a edad muy temprana, la única forma, creo, es esta, no defendiéndolo a capa y espada. De por sí la literatura es un arma poderosa, si no los gobiernos no tratarían su censurar, según la época y conveniencia, a los escritores. Úsala, escribe más, discute menos, y así harás la diferencia. Ahora, hablando sobre lo que realmente trata la entrada... a Juan lo había leído en su blog. Me alegra que publiquen su poemario, que haya ganado el premio, pero lamento que estos libros no lleguen a Venezuela. Un saludo.

luna dijo...

Susan,

no soy radical, sólo apoyo a ciertos escritores a los que no se les apoya en la prensa española.

Todo el mundo sabe que un escritor no escribe lo mismo a los 20 que a los 50, pero para el desarrollo de una personalidad o para el desarrollo de la obra de un autor es crucial haberse lanzado al mundo con un primer libro, o con una primera serie de libros que le harán ver las cosas de modo distinto.

En ningún momento soy radical. Hago mi trabajo de periodista aquí: entrevisto, escribo artículos más o menos personales sobre ciertos escritores de mi edad... Pero, está claro, no es lo único que hago: se puede ver en el resto del blog.

Mi capa y mi espada son mi palabra y defiendo sólo lo que me gusta.

C'est tout.

Susan Urich dijo...

Bien, bien, entonces retiro parte de lo que he dicho, al menos hasta la acusación personal, a veces soy algo boca floja. Estuve leyendo tu blog con detenimiento, y creo que tienes razón en ese punto. La prensa apoya a quien le conviene, Luna, esto se sabe, escribirás artículos toda tu vida pero eso no cambiará la predisposición de nadie hacia los escritores jóvenes, porque en el fondo no es nadamás hacia los jóvenes, sino hacia los escritores en general, y esto lo digo por el panorama latino. De todas maneras, aunque hacerse conocer es importante, la literatura tiene poco que ver con darse a conocer y con publicar. Creo que a lo que me refería con el comentario anterior era a esto. Tú, además de talento, has tenido la suerte de publicar, y de que la gente responda con emoción a lo que escribes -no los culpo, también a mí me emociona lo que escribes-, pero incluso eso es menos importante que el hecho en sí de que escribas poesía. Un saludo, y una disculpa por tanto entrometimiento. Pero los lectores somos así a veces, qué se le va a hacer.

Anónimo dijo...

He leído algunas poesías del blog de Juan y me han gustado, hay buenas imágenes, me gusta. Ahora bien, no sé por qué tanta discusión sobre la edad de los poetas, sinceramente me pregunto cuál es la importancia de eso. Hay y siempre hubo buenos y malos poetas de las edades más diversas. Algunos pueden pensar que con el paso del tiempo y la práctica y las lecturas el poeta se pule, se cultiva. A veces puede ser, a veces no... cosa del destino o del azar. Algunos pueden pensar que en la juventud reside la poesía, y a esos yo les pregunto (por comentarios que he leído aquí, incluso del propio Juan Bello): ¿la juventud reside en el espíritu o se mide por la cantidad de cabello que uno tenga en la cabeza? A pesar de eso yo creo que poesías maravillosas pueden provenir de la vejez (incluso de la vejez de espíritu), de la juventud, de todas partes, nunca se sabe de donde puede venir. Saludos. Ana.