09 marzo 2011

Sobre la felicidad a ultranza.

Poco a poco me quedé estancando así, permaneciendo hasta los veintisiete años al socaire de las tristezas. También mis estructuras cerebrales y musculares se han ido formando poco a poco y he crecido pensando con la cabeza de alguien que por ignorancia del mundo se hacía el inmortal lejos de las tristezas.
Ugo Cornia

Estoy obsesionada los autores que hablan de ellos mismos. Autobiografías. Literatura confesional. Diarios. Sobre la felicidad a ultranza de Ugo Cornia (Periférica, 2011) no es  Diario de duelo de Barthes, ni mucho menos, ni tampoco es Diario del hombre pálido de Juan Gracia Armendáriz -del que recientemente habla Lector Mal-herido en su blog, me alegra que le haya molado-... pero tiene algo que me engancha. Dos de mis libros preferidos en este mundo son Los hermosos años del castigo de Fleur Jaeggy y el ensayo Elogio de la infelicidad de Emilio Lledó quizá porque en ambos libros se debate sobre qué es ser feliz, cómo conseguimos estar felices, etc. Me gusta cuando un autor que además escribe bien se obsesiona también por desarrollar este tema. Fleur Jaeggy introduce en Los hermosos años de castigo un término genial: la malafelicidad, o el malestar de la felicidad. La búsqueda del bienestar es uno de los temas más recurridos en los autores que he mencionado. Desde Virginia Woolf hasta Ugo Cornia, pasando por Amélie Nothomb, Lionel Tran, André Gorz o Peio H. Riaño: todos acaban representando a una pandilla de "amargados" cuando deciden retratar sus sentimientos más íntimos. Una vez escuché a alguien decir que "amargado se escribe mejor". No sé. Será que somos unos cotillas. Que nos gusta la víscera. Que nos gusta veros sufrir, cabrones. ¡Sufrid, sufrid, para darnos más libros así! 

26 comentarios:

soniamarpez dijo...

El consuelo de saber que el mal también es de otros.

Me han gustado especialmente estas palabras de Ugo Cornia.

Mario Moliner dijo...

Le recomiendo que no coloque puntos y seguidos en los títulos de sus post.

Un saludo,
Mario

luna dijo...

¿?

Jorge Freire dijo...

Yo tampoco me creo lo de que amargado se viva mejor. Es como lo de Caeiro, el alter-ego (me mola más que "heterónimo") de Pessoa: "El campo, a fin de cuentas, no es tan verde/ para los que son amados como para los que no lo son: sentir es distraerse".

¡Y una puta mierda, caballero!

trapecista dijo...

Hombre, para parir hay que sufrir... eso lo sabe todo el mundo

anonimo dijo...

Las palabras entonces son esto: son palabras (Blas de Otero, si no me he equivocado de autor...)

Hablar es hablar, hable Agamenon o hable su porquero...

Las palabras tienen la importancia exacta que los que que tienen el poder quieren exactamente que tengan...

Nos acordamos más de la música que de las palabras porque sabemos que estas últimas mienten mucho más y son infieles...

Escribir es dibujarse. Al final de su vida el que escribe tiene el retrato exacto de sí mismo pero n o tiene nada más aunque él lo crea...

Los franceses, aunque por pura aleatoriedad, poseen una isofonía remarcable: pronuncian palabras identicamente a como se dicen males
...

Podría inventar, rememorando, más flores paradójicas y cortas, pero hay días en que las palabras cansan...

http://www.youtube.com/watch?v=HweU-Nc__HE

anonimo dijo...

Esta canción aunque en aparencia casposa es más estimulante que 100 discursos sobre porqué se escribe:

http://www.youtube.com/watch?v=wrlew2G6nvA

ESGARRACOLCHAS dijo...

Personalmente creo que todos hemos sido terriblemente felices en nuestra infancia y nos pasamos el resto de la vida buscando esa sensación, como putos yonkis en busca de esa primera dosis.

Patricia Regadera dijo...

Yo si creo que "amargado se escribe mejor".Puede que crear sea la redención del sufrimiento, pero el sufrimiento es necesario para los creadores.

anonimo dijo...

¿ Qué otras palabras hubiera en francés para esto que tarda tres minutos Brassens en explicar ?

Hay que notar, que aunque amemos lo breve, lo literario si es corto, las palabras si no son males, les mots qui ne soient maux - Brassens era uno de esos que detestaba hacer literatura - necesita 41 dodecasílabos para definir una palabra ¿ambigüa? de 3 letras. O cuando las palabras, aún cortas, tienen signifacados casi antinómicos.

Y cual es su etimología en castellano, lo pregunto porque no lo sé. Cuestión abierta.


http://www.youtube.com/watch?v=6lVhNSnXUeg

"Honte à celui-là qui par dépit par gageure
Dota de même terme en son fiel venimeux
Ce grand ami de l'homme et la cinglante injure
Celui-là c'est probable en était un fameux."

Juan Andrés Martín Villarreal dijo...

Voy a citar a Borges aunque sé que no es tu tipo, pero creo que en esta frase une literatura y felicidad:
"Al cabo de los años he observado que la belleza, como la felicidad, es frecuente. No pasa un día en que no estemos, un instante, en el paraíso."

Creí que te habías cargado a los anónimos.

Muy bueno el comentario de Mario Moliner. Sorprendente.

Te deseo que también tú seas muy infeliz.

Mario Moliner dijo...

Me refería a 'puntos finales'. Discúlpeme.

Un saludo cordial,
Mario

luna dijo...

Sé que no es correcto pero estéticamente me encanta. Cuando se trata de mi blog pongo puntos a todo. Gracias.

anonimo dijo...

Uno de los poemas más potentes, con la ayuda de la música que se me ha dado oir. De cuando hablar no es inútil. Esocés tenía que ser el autor, irlandeses los trovadores, pasivos los escuchantes.

http://www.youtube.com/watch?v=wN-NIHbfJ1k

Pez Susurro dijo...

Hay muchos científicos que aseguran que la felicidad es una hormona que segrega el cerebro. Provoca placer,clarividencia, bienestar.La sensación en la que dices "soy feliz".
En Inglaterra se hizo un experimento en el que se proponía una carrera y premio al llegar a la cima de una montaña.Los concursantes segregaban esa hormona durante el trayecto, pensando en la recompensa,pero al llegar a la cima y conseguirlo,esa sensación desaparecía, porque habían dejado de producir la hormona mágica.
¿Importa más el trayecto hasta la felicidad que la felicidad misma?
¿Porqué sólo se puede ser feliz un momento y no prolongarlo en el tiempo?
y lo más importante, si somos capaces de crear este instante, ¿no significa eso que la felicidad está en nuestro interior?

En fin, el tema da para largo, pero me ha gustado que lo tocases.
Me vuelvo con Nina Simone, que esta tarde la tengo secuestrada ;)

Beso, Lu

anonimo dijo...

Las generaciones que se suceden infelizmente unas tras , no contra, otras, por desgracia, y se olvidan; el siempre imberbe luminoso Jerry García desconocido por los novedosos. Belleza y don; gratuidad esencia de la música; en su escribir que no es hablar, en ese hablar que no dice, en el decir que es un fluir, fluyendo que no es finalidad, en eso en dónde no está el fin ,que al fin existe, es, se palpa; escuhad..

http://www.youtube.com/watch?v=AQFeuAbLHro

Mr. Peel dijo...

Me encanta tu blog, L, porque es un ejemplo maravilloso de la ingenuidad filosófica de la mayoría de los plumíferos españoles, bloggers muy bien leídos y escribidos (que decía Umbral) o guanabís. Vamos, que una cosa es leer y otra pensar, como decía Machado. Y no hay nada malo en ello.


Y ahora, lo interesante.

"Sólo hay UN error innato y es el de que existimos para ser felices. Es innato porque aparece junto a nuestra propia existencia y todo nuestro ser es tan sólo su perífrasis, al igual que nuestro cuerpo es su monograma: sólo somos voluntad que lucha por vivir, pero la sucesiva satisfacción de todo nuestro querer es lo que se piensa mediante el concepto de felicidad. Mientras sigamos aferrados a este error innato, corroborándolo mediante los dogmas optimistas, el mundo nos aparecerá plagado de contradicciones."

A. Schopenhauer, Complementos al Mundo como Voluntad y Representación, Cap. 46: "El orden de la salvación".

http://books.google.es/books?id=AbIJAAAAQAAJ&pg=PR6&dq=schopenhauer+heilsordnung&hl=es&ei=19N3TZqaOs-UswbMhtyRBQ&sa=X&oi=book_result&ct=result&resnum=1&ved=0CC8Q6AEwAA#v=onepage&q&f=false

luna dijo...

No creo que los autores que he citado cometan ese error que usted cita.

Mr. Peel dijo...

Bueno la cuestión de si lo cometen o no puede plantearse, Luna: Schopenhauer dice que el error es INNATO, inseparable de nuestra existencia corporal (¿de nuestra existencia a secas?). Discutir sobre eso es como discutir si estoy cometiendo ojos marrones o espina bífida.

De todos modos, yo no hablaba de los autores, hablaba de la felicidad como estandarte, que, en cuanto ignorante de las teorías filosóficas, puede considerarse fruto de la ingenuidad o de la vulgaridad (Goethe: "la felicidad es de plebeyos").

Pero vamos, considérelo usté bobards du philosophe si quiere.

Saluz.

antony bennet dijo...

creo que para escribir sobre la guerra, se tiene que estar en paz

un saludo

luna dijo...

Es interesante lo que dices, no he dicho lo contrario. Lo que interesa es ese sentimiento de Malafelicidad que cito. No me meto en temas filosóficos que ni entiendo ni me interesan. Sólo hablo de un motivo literario que me obsesiona.

Volia Nihil dijo...

Estar feliz es estar lleno de comida. El placer se encuentra con el estómago vacío frente a un plato de lentejas. Ni antes, ni después.

anonimo dijo...

André Gide planteaba el tema de "happiness (is a word?)" de una manera, si se quiere, más sútil aún.
Decía que no podía ser feliz mientras hubiera infelicidad en el mundo. Por solidaridad. De esa manera justificaba a la vez dos cosas: poder escribir para contar ese intento de solidaridad y poder seguir ese mito que es, que fue, ser de izquierdas: gente que sólo le importa lo suyo haciendo creer que le importan los demás, que ellos son son buenos y pueden sustituirse a los demás. También yo, por nacer de mala familia, caí en ello aunque nunca llegué a pensar que debiera escribir. Writing what for ?

Rubén Darío Carrero dijo...

La única autobiografía es la soledad.

Martina dijo...

Este post me ha recordado la canción que yo escuchaba cuando tenía 27 años de Cristina Rosenvinge (es un poco moña, lo sé), pero la canción es buena:

"Veintisiete años
y todavía no comprendo
qué demonios hago
pasando frío en el infierno.

Y soy buena chica
o por lo menos lo parece,
¿por qué nadie me mira
cuando muerdo las paredes?

Tengo una pistola
por si un día todo falla,
en vez de hacer la cola
poder saltar la valla."

Olalla H. Ranz dijo...

Me llevo las recomendaciones, feliz.

Gracias,


PD Qué punto el señor ¿no?