14 febrero 2011

Desproporcionadamente felices, dijo.

Dos días sin dormir, durmiendo, sin dormir. Sin leer. Sin respirar. Aquí todo el mundo apesta a amor mientras mi abuela, la enferma, cumple años sin sentido. ¿Para qué si ya no hay nada que hacer? ¿Para qué si ya lo ha escrito todo? Somos desproporcionadamente felices, dice David. Felices. Muy felices. Miramos al mundo con cara de vencejo hambriento.

23 comentarios:

Pez Susurro dijo...

felicidad

sin

simetría


me gusta, Lu

Makuni dijo...

y a mi

soniamarpez dijo...

Grandes embaucadores tiempo y felicidad. No nos dejemos engañar. Queda mucho por llorar, sí, pero también mucho por lograr.

Más claro, agua dijo...

La felicidad no sabe de proporciones, eso es cosa del Cortinglés ;-)

Kalina dijo...

La frase con tu abuela me parece magistral.
Un besito

Mr Shaboooom dijo...

proporcionalmente felices digo

Anónimo dijo...

Me duele reconocerlo, pero soy el amante frustrado que asusta a las inocentes gacelas con metafísicas de claustros y capillas; un ridículo trasnochado, una podredumbre barroca que esparce el pesimismo sobre la tersa piel de la vida.
Perdí mi inocencia y ahora soy un melancólico e irrisorio fantasma enamorado de un recuerdo azul, de un tiempo donde estaban ausentes los dorados espejos de la muerte, donde el olor de la tierra mojada no me producía tristeza.

Asmodeo S.

Anónimo dijo...

Admiro tu capacidad de ser feliz a pesar de:
http://criticadepoesia.blogspot.com/2011/02/luna-miguel-poetry-is-not-dead.html

luna dijo...

Si todos los que aparecen en ese blog o en otras críticas rabiosas del estilo tuvieran que deprimirse, no quedaría nadie vivo en este planeta.

Tera dijo...

:)

Alice dijo...

Vivos sí, aunque (quizá) deprimidos.
De cualquier manera, veo mas peligroso para la evolución (personal, literaria...) valorar sólo la crítica positiva.

Anónimo dijo...

Personalmente yo me deprimiría si dijeran de mí la mitad de lo que han dicho en ese blog sobre ti, y fuera cierto.
Soy demasiado crítico y exigente conmigo mismo.

Mrs.Poulain dijo...

Desproporcionadamente entregada a tu literatura. Y desmedidamente hambrienta de ''Pensamientos estériles'' en mi estantería...

M. dijo...

llenos de alegría y pus.

luna dijo...

Una cosa es la crítica negativa y otra la burla y la mentira.

J. dijo...

"Miramos al mundo con cara de vencejo hambriento."

Antonio Ese Gé dijo...

Constante de (Des)proporcionalidad.

(Spam disimulado, creo.)

Layla dijo...

desproporcionadamente felices y desproporcionadamente hambrientos..

un beso, Luna

Vicens Jordana dijo...

He escrito bastante sobre la crítica que te ha hecho Addison witt, pero me he dado cuenta de que me estaba metiendo en un mundo que no conozco y lo he borrado todo, solo decir que me recuerda a esos niños que buscaban la popularidad a costa de elegir un cabeza de turco y machacarlo verbalmente. Aborrezco la crítica rabiosa y con ganas de herir, pero hay que reconocer que va muy bien para vender libros, nada mejor que una crítica así para que te entren ganas de leer un libro. Casi que pagaría para que alguien hiciera esto con mis novelas.

Pd: A mi entender, la felicidad está sobrevalorada.
Vicens Jordana
www.vicensjordana.net

luna dijo...

Gracias por tus palabras.
Un saludo!

luna dijo...

Gracias por tus palabras.
Un saludo!

luna dijo...

Gracias, Espinozat, por tu comentario. No,no lo publicaré. Me parece muy fuerte lo que me dices.
Mil gracias.

Jorge Freire dijo...

Vicens, para mí no es que esté sobrevalorada la felicidad. Es que me parece una baba peligrosísima, casi tan mala como el Futuro. ¿Se preguntará el gorrino, chapuzando en el cieno, acerca de la felicidad? Supongo que no, ¡espero que El corte inglés no le obligue a hacerlo!