01 enero 2011

Siestas infinitas.




Es este lugar es sobrio el color
de los pájaros
Olvido García Valdés

6 comentarios:

Manu Cueva antes manu33full dijo...

Solo comentar que bellísimas fotos y he leido tu artículo sobre las bromas,2011 etc y te lo comento aquí si no te importa,...Eres grande como la Luna pero alumbras como el Sol, felicidades guapetona por tu blog a ti y tu equipo. 2011 otro año mas.

El Peregryno dijo...

Feliz siesta, de año nuevo.

alberto dijo...

Tu cuerpo te dará respuestas a lo que ya sabes.

Anónimo dijo...

Me encantó verte recitando tus poemas mientras esperaba el amanecer de hoy.... esa paloma oscura de lengua encendida.

Flamingo dijo...

La autora de la pequeña estrofa, como buena asturiana, ha sabido recoger con unas palabras hermosas y sugerentes algo que sus vecinos los cántabros sabemos muy bien gracias a nuestros cielos eternamente grises, es en esa sobriedad donde reside el verdadero encanto del norte de España.

Eso no quiere decir que no agradezcamos cuando de pronto el viento sur rompe nuestro cielo en mil colores, entonces nuestras aves tornan brillantes.

De las fotos, la que mejor expresa tu mensaje es la de más abajo, a simple vista no se aprecia, pero es una foto logradísima, es muy difícil conseguir esas pequeñas motas azules del cielo sin que se te queme el blanco, me ha encantado.

Esto ya es aparte, quería decirte también que eres una excelente fotógrafa, estoy dándole mil vueltas a una foto en blanco y negro (la DSC-1345 que tienes colgada en Flickr), sé como la has hecho porque he plasmado ese efecto en color un par de veces, pero es que en tu caso se suma la dificultad del blanco y negro, que es mi telón de Aquiles, con una naturalidad en la edición que pasma, de hecho me lo he planteado como reto.

Anónimo dijo...

Y descubrí que la luna
era grande
las sombras pequeñitas
las hojas cayendo sobre el río,
sabores a nectarina.
Suaves tejidos de lana.
Abrigando, acariciando
tu cara
atenciopelada
teñida de fantasía.
Otoño así
en un cruce de la frontera
de los sentidos.