02 enero 2011

Aprender a dibujar el viento.

Un desconocido me mandó por e-mail hace unos días los poemas de Cristina Fernández Recasens. Lo primero que hice al acabar el pdf fue ir corriendo a La Central para encargar su libro Aprender a dibujar el viento. A veces las cosas más inesperadas son las que más merecen la pena.

quería ser el mar
y por eso he querido dibujar el viento
lo que se escapa
porque la escritura es lo que se escapa
lo que no está en las manos
lo que no está en el papel
Cristina Fernández Recasens

18 comentarios:

Bel of Bradford dijo...

es bonito

juan bello dijo...

Los verdaderos Poemas huyen, decía Emily Dickinson

Flamingo dijo...

Ya lo decía Exupéry, “lo esencial es invisible a los ojos”, la belleza y la paz nos persiguen, pero nosotros a veces jugamos al escondite con las dos, ellas están en las pequeñas cosas, en los detalles insignificantes, en una brisa oportuna o, como dices tú, en lo inesperado.

“Aprender a dibujar el viento”, qué bonito y delicado, ya solo el titulo es, por méritos propios, todo un poema.

Horacio Holiveira dijo...

gracias por descubrirme a esa poeta :D

Steppenwolf dijo...

Interesante blog. Bukowski a los 11, King Crimson a los 20?. !Que precoz!

Anónimo dijo...

es cansino, siempre lo mismo, todos escribís parecido.

Emily dijo...

poesía etérea. viento en los oídos.

luna dijo...

lo cansino es el anónimo incomprensivo

¿quién escribe igual?

¿quememos las librerías?

Lo li ta dijo...

Yo quiero dibujar los aprendizajes para que sus esquemas no me hagan perder ante el dolor. Supongo que con el viento, es lo mismo. Clik en "Me gusta este blojjjj"

Yasmín dijo...

Pourqoi tu n'as pas repondu?

luna dijo...

No sé a qué te refieres Y.
Un abrazo!!!

Elisa Chnana Moreno dijo...

Me gusta tu anillo :)

Cristina dijo...

Gracias*

Ricardo Miñana dijo...

Muchas felicidades para este año, dale vida a tus sueños y que la crisis económica
pase de largo.

¡¡Feliz año 2011!!

Un abrazo.

M. dijo...

No he podido evitar pensar en estos versos.


y qué vas a decir
voy a decir solamente algo
y qué vas a hacer
voy a ocultarme en el lenguaje
y por qué
tengo miedo.


Los tengo pegados como pulpa de naranja en el exprimidor.

Carlos González Peón dijo...

Bonito poema (para no gustarme la poesía).

¿No dicen que los mejores libros son aquellos que no se han escrito?

J. dijo...

Soy un anónimo y no me gusta el poema. No, en realidad no me gusta nada que alguien escriba sobre la escritura. Pero quería ser el mar y por eso he querido dibujar el viento, joder, eso es bonito.

Susan Urich Manrique dijo...

Cuánta razón tiene Cristina. Lo que escribimos no es más que una consecuencia, las gotas que saltan del vaso al desbordarse, lo que queda pálido en la hoja. Un saludo. Me ha gustado tu blog.