19 noviembre 2010

Teresa o La Flor del Mal.

Yo recomiendo.
Y rezo:
que desde hoy Teresa sea sinónimo de Dios. Que desde ahora El Creador, sinónimo de Madre. Que desde ahora el William Blake de las letras españolas tenga forma de mujer. De poeta afectada. De oscura hacedora de versos y canciones. Pues eso es Luzbel de penumbra: un conjunto de poemas u oraciones, de sonetos e instrucciones para un arcaico ritual. El ritual de la poesía como invocación al cielo y a la tierra. El ritual cíclico de la sangre: dios, mujer o madre, qué más da, si desde hoy Teresa Domingo nos hace comprender que no importará el siglo o la tecnología hasta que el humano no descubra al fin los extraños temblores y milagros que bajo nuestra palabra/suelo resuenan. 

3 comentarios:

Manu Cueva antes manu33full dijo...

Maravillosa invocación, al final saldrá magia del texto, saludo.

Justo dijo...

Con esa presentación, estoy ya intrigado por conocerla. Madre Creadora, tiene todo el sentido..

Me intriga lo que escribes y dices, tú. Desde que leí algunas columnas sueltas en Público.. el otro día dejé a mis amigos durante unos instantes para acercarme a la librería de La Palma donde se presentaba Poetry is not dead.. no sé si hubo o no presentación al uso, yo te vi de pie, hablando con unos y otros.. apenas estuve unos minutos, tampoco quería llamar la atención, jaja. Pero no te preocupes, no soy un psicópata que te vaya a seguir por las esquinas.

Un saludo cordial

VESPASIANO en la alcoba dijo...

Haz de saber que resalto tu nombre en mi silencio dramaturgo, pero me quemo en él pues tu tono está hecho de perennes relieves, que apenas convengamos, retomo...Estoy condenado a tomar al amparo de tus voces, el inconsciente o la razón que vengan,y esto me hace el conserje de tu instrumentado pensamiento de algún modo...un abrazo Luna...!!