01 noviembre 2010

Sólo queda el desierto de las sábanas.

Ibrahím y yo llevamos una semana malitos y en cama. Estar enfermo se consume en nuestros estómagos. Los pájaros del barrio se suicidan en nuestras campanas y sólo puedo culpar a una persona: Juan Gracia Armendáriz. JGA es el autor de Diario del hombre pálido, uno de los mejores libros con los que me he cruzado últimamente. Hace mucho que no leo una novela, creo, si bien desde hace meses sólo he leído poesía (además extrajera). Cuando accedí a esta novela/diario de JGA me volví loca. Me volví enferma. Me pasó algo parecido a aquello con Virginia Woolf hace dos años. Aquella historia o aquel cielo gris que tantas veces he contado. Comencé Diario del hombre pálido el miércoles pasado (durante el viaje a Málaga) y desde entonces músculos cansados, ojeras, palidez, náuseas y fiebre. Ojalá pudiera copiaros aquí todas las citas que he tomado del libro porque realmente merecen la pena. Diario del hombre pálido se ha convertido en una especie de poema secreto. De campo de minas con citas que explotan, ideas preciosas o títulos perfectos. Diario del hombre pálido me ha traído de vuelta a la narración. A las obsesiones. A la enfermedad.

Envidio la dignidad con la que sufre un pájaro o un perro. Se dejan morir sin aspavientos. atentos a su respiración cada vez más lenta y trabajosa. El pequeño pecho del pájaro que late como una pelota de plumas, el cuerpo del perro acurrucado, recogido en sí mismo, a la espera de que llegue el silencio en la cuneta de una carretera secundaria. La gente sana cree que hay vidas que no merecen ser vividas. No saben qué equivocado están.
Juan Gracia Armendáriz

15 comentarios:

saturniana dijo...

Luna Lunera, veo que tu nuevo poemario nace hoy, ¿ya podemos encontrarlo en librerías?
zenkiu

luna dijo...

Mi editor me ha dicho que mañana o pasado me llegará a casa. No sé cuándo estará en las librerías. Imagino que la semana que viene!!!

Anna-Lisa dijo...

Menos mal que existen lugares que nos devuelven las narraciones, las miradas, el nombre exacto de las cosas.
Lo más humano de mi vida es el sonido de las pezuñas del perro sobre las baldosas de casa. A pesar de la malicia, de la enfermedad, de los fríos cuartos vacíos de la edad, conviene recordar que, es cierto, hay vidas que merecen ser vividas.

Jake Fournier dijo...

i'm sorry to hear you've been sick... but Diaro del hombre pálido sounds great.

tournesols dijo...

yo también enfermé :(

yolanda dijo...

espero impaciente tu poemario.
mejórate,
bss
yolanda

yolanda dijo...

espero impaciente tu poemario.
mejórate,
bss
yolanda

ana dijo...

Lunera, poco para tu cumple y poesía.

George dijo...

corazón de pluma y cuerpo acurrucado.

me ha encantado L.

abrazos
j.

Anónimo dijo...

Gracias por tus palabras, Luna, pero deseo que recuperes el color. O la color. Como tú prefieras.
Un abrazo,
Juan Gracia Armendáriz

luna dijo...

Gracias a vos,
y besos...

L.

Anónimo dijo...

Qué hermosísimo libro, nena!!!


A. J. A.

Alfredo J. Ramos dijo...

Durante semanas recibí en mi buzón de emilios, con gran placer y no pocos estremecimientos, entradas de ese hombre pálido, que se acabó convirtiendo en un huésped de tinieblas a la hora de la lucidez. O sea, que sí, Luna, un libro extraordinario el de JGA. Pronta recuperación.

redhead dijo...

Me pasó lo mismo con Woolf hace unos años. Adoro la sensación. Mejórate...

Davido dijo...

Buenísima la cita... leeré el libro, aunque espero no emfermar... :P, aunque , unos día de baja... ;)