30 octubre 2010

Interzona, o Málaga borrosa.

Más allá del frío y del calor
y de las cucarachas impetuosas que se esparcen como pétalos
en la despensa abandonada
Lêdo Ivo

4 comentarios:

Rafael J. Santos dijo...

Muchos escritores escriben con las manos. Los mejores, con los cojones.

Para cuándo Poetry is not dead?

Davido dijo...

más alla de la realidad lluviosa...

Jonás dijo...

En el sufrimiento de un ser vivo había descubierto una forma de redención estética, de arte grotesco, donde las convulsiones, los estertores y los alientos apagados se habían convertido en motivos de una celebración conminada a su salvación personal.

Jonás dijo...

Escrito con la manos, por supuesto, con los cojones lo he intentado, pero no se entiende nada.