19 septiembre 2010

Poetry is not dead (III): 3AM, beware.

Cuidado: ¿hoy es domingo? Ibrah compra el vino blanco. Laura huele a Castilla (triunfante, alegre). Y Luna aprende inglés intentando reconocer su propia letra. Gracias a Steven Fowler por la publicación y la entrevista. Gracias a  Ángel, Kika, Antonio y Pedro por las traducciones.


Cuidado: Hoy Es Domingo y se publica en la página de DVD ediciones una especie de historieta sobre el argumento y nacimiento de Poetry is not dead. Una historia de los libros de mamá. Una historia de los amores de luna. Una historia de la poesía y las espinas de este cuerpo.  Que la poesía ha muerto. ¿Ha muerto? Blá blá blá.

17 comentarios:

luna dijo...

He reformado la entrada, copio aquí los comentarios que había antes.

luna dijo...

http://timdomdom.blogspot.com/

 M. Casal dijo...
Hola, Luna. 
Un apunte respecto a la entrevista: 
Dices: 'la juventud es sólo un valor añadido' ('youth is only an added value'). No estoy de acuerdo. Creo que en la poesía la edad no es un valor, es un lastre. Ser joven implica el hándicap de no haber podido forjar una voz poética sólida y que estás apenas experimentando en un territorio bastante desconocido (y fangoso, a veces, incluso para los ya veteranos). Significa que estás abriéndote camino. Es decir, no sólo no es un valor añadido, sino que es una carga, un dato que evidencia la probable falta de muchos factores que hacen que una obra poética sea buena. Que un autor sea joven no es motivo de admiración, simplemente porque nunca habrá alcanzado aún esa definición interior y calidad a la que podrá llegar con los años y la vida.
Y no creas que soy una hipócrita de 40 tacos que sólo quiere echarte en cara tu edad por envidia oalgoasí, tengo los mismos años que tú y también escribo.
Saludos también desde Madrid.
19 de septiembre de 2010 19:39

luna dijo...

 luna dijo...
Hola M.,
no estoy de acuerdo. Tampoco en tu postura y en ningún momento he pensado que fueras una cuarentona enfadada. Para nada. 

En mi opinión la juventud puede ser un valor, pues la literatura es una expresión creativa que sí se desarrolla en la adolescencia pero recibe su reconocimiento más tarde. Es muy difícil que hagan caso a alguien muy joven y si esto ocurre es digno de tener en cuenta.

Tampoco he dicho que sea más admirable alguien de 30 que alguien de 25. Lo que importa es la obra siempre. Sólo tenía que responder a la pregunta de un periodista al que le interesaba mi punto de vista sobre la creación joven.

La memoria literaria es una cualidad limitada y por eso no creo que importe la edad (lo único que determina la edad son las obsesiones temáticas, o eso dice Antonio J. Rodríguez). 

Un saludo y gracias por tu aportación. El discurso y el debate siempre es bienvenido.
19 de septiembre de 2010 20:14

soniamarpez dijo...

Me encantan las fotos. (aunq no sea el tema tratar)
Un saluto!

tournesols dijo...

yo te mando un beso nocturno, justo al lado de ti,

y que te cuides mucho, petite mía

*

Jonás dijo...

(Esto no es otro estúpido comentario en contra de Luna Miguel.)

Es obvio que a tu edad sólo puedes escribir sobre pájaros, y ni tan siquiera tu visión sobre el pájaro es interesante, pues no te interesa el pájaro sino tú misma observando el pájaro y cuánto lo odias.
Es obvio que tú no tienes la culpa de ello, que tan sólo eres una marioneta de las empresas que han visto en ti una oportunidad, la ventana de una probabilidad hermosa, la posibilidad de relanzar un género muerto, porque y lamento sacarte de tu fantasía, sí, la poesía está muerta, su cuerpo yace frío hace mucho tiempo Luna.
Es obvio que tú escribes para mayorías (entiéndase como mayoría en el entorno más moderado a que hace referencia, no hablamos de muchedumbres), con lo que no deberíamos ser más exigentes contigo de lo que somos con "Chicas Picantes", y sin embargo lo somos, injustamente, aunque por suerte a ti, espero, no parece importarte.
Es obvio que a mí, como a cualquier otro escritorcillo sin éxito nos da envidia y nos parece injusto y probablemente callaríamos a cambio de una pequeña cuota de la atención que tú has logrado, pero eso, no ha de suceder, lamentablemente.
Lamentablemente este comentario, es obvio tampoco no verá la luz.

Luna, recuerda esta frase: "pecunia non olent", cuando serena y satisfecha, mujer madura, te tumbes en tu sofá blanco de piel a beberte un Martini frente a la costa de Ibiza, y por un momento te preguntes qué estás bebiendo...

Rivero dijo...

Me ha gustado la entrada, en especial los dos poemas que hay subidos al 3: AM Magazine. Lo cierto es que esta última semana he estado disfrutando tu blog (llegué a ti a través del semanario de El País). Un saludo afectuoso a todo aquel que piense que la poesía no está muerta.

Rivero ;)

luna dijo...

Mil gracias Rivero,
bienvenido a este blog
:)

Emily dijo...

Claro que no está muerta. La poesía está por todas partes en nuestra vida cotidiana, sólo que muchos no la ven (o no quieren).

La edad, bueno... Puede ser un lastre o una ventaja. Supongo que cada edad tiene sus cosas buenas y sus cosas malas en todo, y también en el ámbito literario.

Me gustan tus poemas también en inglés :).

J. dijo...

M. Casal, no se te habrá ocurrido pensar en Rimbaud o cosas así, ¿no? No necesitas edad para forjar nada, necesitas dedicación, esfuerzo y talento.

Vero dijo...

No creo que la poesia (olvidando la industria, la empresa, lo que vende y lo que no) tenga edad, tiene experiencias, vida...puede estar relacionado con la edad, pero no necesariamente. Y cuando nos encontramos tanta gente tan dispar en la red, hablando de poesia y haciendo poesia, demuestra que, ni tiene edad, ni está muerta.....

Muchos saludos a todos!

Anónimo dijo...

Empiezo a entender eso de "los escritores de pose".

janusz dijo...

Dice Jonás en un comentario anterior: "tan sólo eres una marioneta de las empresas que han visto en ti una oportunidad...". Jonás no sabe entonces que tipo de editorial ha publicado a Luna Miguel. Pero de todas formas yo me pregunto, ¿sería entonces Roberto Bolaño mal escritor o una marioneta por ser publicado en una gran editorial? No encuentro la relación de lo que argumenta este Jonás tan seguro de su verdad, así que será la envidia malsana la que le tira a decir chorradas obvias.

Mi opinión (y no soy escritor ni experto en nada) es que la vía más difícil y menos recomendable que se debe tomar a fin de obtener cierto éxito en este mundillo es la de fingir una actitud. Quizás podría ser fácil fingir un día o en el estilo determinado de un libro, pero no creo que se pueda mantener ese fingimiento durante varios años en un blog como éste por ejemplo.

Luna Miguel además demuestra poseer mucha más categoría que usted evitando contestar a unas estupideces que a toda luz demuestran ser obvias estupideces. Bastaría con que le apuntara el dato de ventas de sus libros para darle un zas en toda la boca. ¿Qué es escribir para mayorías (no para muchedumbres como dice)? ¿En cuanto lo limita? ¿A partir de diez mil copias se es un escritor mayoritario "a medias"? ¿Y por qué sería malo en todo caso?

Que sepa usted que su opinión "experta" es y siempre será meramente anecdotaria por muy canónicamente trascendente que se ponga; y por eso a Luna Miguel no le afectan los comentarios malintencionados que hasta usted mismo deduce erróneamente que no serán publicados. Porque es el lector en última instancia el que decide si algo merece la pena o no. Es "obvio" Jonás.

luna dijo...

(mil gracias...)

por cierto, estoy teniendo problemas con la moderación, me aparecen muchos comentarios repetidos, espero que los que voy publicando sean los buenos.


l.

Anónimo dijo...

Tranqui, Lunita.
Moderas muy bien: los buenos y los malos.
Dvd ediciones, Quimera, Mora, ay, a seguir besando la mano que te da de comer (publicar).
REpetición: para ir de mala, te portas muy bien. :)
Que mala más buena.
Y encima, monógama.
No se puede pedir más.

Harás carrera.
Las palabras, son otra cosa.
Harás carreta, lunita.
Sí, señor.

Mallarmé

"Estuve una vez con él en un bar..."

ja ja qué humor tan fino

(este post no lo pongas, me pone más)

Lucía Robles dijo...

A veces me pregunto si Dios (cosa poco probable, al menos yo no creo en él) tuvo algo que ver en el vómito del cetáceo. Mi teoría es que Jonás se le indigestó.
La poesía no está muerta, empieza donde termina el poema, en el silencio que la antecede.
Demuestras mucha madurez para ser tan joven.

Besos.

Lucía Robles dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.