25 septiembre 2010

Mis pertenencias.

Soy una mujer perforada
no hagan fila
nadie
es
culpable
Natalia Litvinova

Ernesto Castro me trajo de Buenos Aires el libro firmado de Natalia Litvinova (no me olvido de ti, esteparia, tengo un sobre preparado, lo puedes ver en la mesa, que pronto llegará a ti). Esteparia (Ediciones del Dock, 2010) no es el libro que yo esperaba. Para nada. Esteparia no es el libro finísimo que yo esperaba. Ni el libro primerizo. Ni el libro Pizarnik. Ni el libro Ajmátova. Esteparia es el libro de Natalia Litvinova. Esteparia es Natalia Litvinova. Sólo. Ella. Su voz es única. Su voz es el nacimiento que ella misma anuncia: mi padre me prestó su mano para que yo no supiera qué hacer con ella. Natalia es el padre femenino, el padre celeste. El padre celest-ial de una poesía aún sin escribir. Hay esperanza, pienso cuando la leo. Hay esperanza allá en el mar inmenso. Esteparia es un bien muy deseado. Uno de mis nuevos tesoros. Mi codiciada pertenencia.

6 comentarios:

Emily dijo...

Siempre hay esperanza. Al final, la estepa también es fértil.

Jesús Garrido dijo...

Nunca perdamos el bien tesoro preciado de la perforación.

J. dijo...

"La infancia no me vio crecer, / me construí con las sobras / de la marea alta."

Good.

Pez Susurro dijo...

te creo
te creo
te creo

apunto
apunto
apunto

Rivero dijo...

Muy interesante, habrá que comenzar a meterle mano a Esteparia. Es una edición latinoamericana o llega o llegará a España en breves?

Un saludo.

Room dijo...

Me sigues perforando con tus palabras, continúas anotando con brío, surcando océanos en busca de anclas. Eres sirena, lo sabía desde un principio.
¡Saludos!