22 agosto 2010

Domingo patriochu(le)sco.





Domingo patriochusco o domingo patriochulesco. Descender la calle encontrarse a Cinque. Mira mis uñas, dije, soy Nadia Leal. Alejandro Cinque o Eduardo Benavente número 38 de pie encuentra unas botas militares por cinco euros. Mira mis botas, dijo, sirven para pisar a la serpiente del tedio. O encontrarse a Juan Carlos Mestre antes de llegar al puesto de revistas porno de los años 80. Dime, ¿piensas en Cavalo Morto los domingos por la mañana? ¿Piensas que las calles de Madrid también están forradas con tela de gabardina? ¿Piensas en tu cabello rizado? ¿Piensas en tu chaqueta blanca? ¿Piensas en el calor de hoy? ¿En el calor de agosto? ¿En el calor? ¿En él? Y luego Ibrahím portando Glamourama a la espalda. Mira mi libro, dice, quiero ir al parque de atracciones. Y el domingo patriochu(le)sco con sabor a cerveza y tosta de gulas. ¿Piensan que este lugar existe? ¿Piensan de verdad que este lugar existe? ¿Dónde está el vinilo de Camarón? Mira mis dientes, dije, son el filo de una guadaña. Mira mis dientes, cabrón. Y deja que te muerda con mi nuevo esmalte azul.

14 comentarios:

Anónimo dijo...

Pequeña puntualización: las Doc Martens nunca han sido botas militares.

luna dijo...

Sin embargo los primeros modelos fueron creados con esa intención, según tengo entendido.

Anónimo dijo...

hola, soy Clément Cadou y he sido yo el de la puntualización. No estaba trolleando: simplemente, es un coñazo registrarse cada vez que comentas. Te ahorro una explicación bizantino-analítica de por qué los dos tenemos razón (pero yo un poco más de razón) de la mano de J. L. Austin ("How to do things with words").

Al margen, la cuestión de fondo es otra. Es un problema de estilo. El texto del post es bueno, pero ese cacofónico "botas militares" seguido de "botas" en la siguiente frase es una naïveté. Bien podría ser sustituido por un mucho mas freshy, cool y aun highbrow "Martens", o "DMs", o "Doc Martens", ya me entiendes (y si no me entiendes, consulta con Ibrahím). Por otra parte, una poeta con buen oído (y tú lo eres) debe ser una poeta con buen oído siempre, ¿no?
No publiques mi comentario, no tiene sentido que lo hagas,
un saludo

luna dijo...

?

ggxl dijo...

cavalo morto es EL lugar

Carlos Laguna dijo...

Pasando nuevamente a saludar, y a vistar tu blog, jejeje hace tiempo que no venia y veo que hay nuevos spot's, voy a leerlos con calma, espero verte pronto tambien por el mio, por cierto abri otro, te paso la nueva ruta

La Historia De Mi Vida, Fuera Del Cielo...
http://mylifeoutofthesky.blogspot.com/


Pasala bien y sonrie
Your Friend Carlos Laguna

Jaime Balano dijo...

Curiosidad: ¿qué ha hecho Juan Carlos Mestre para merecer un encuentro con las Doctor Martens?

Céfiro dijo...

Domingo bello

Clément Cadou dijo...

¿por qué aprobaste y publicaste eso?
demasiado sol
saludos

luna dijo...

C. Cadou. Lo publico porque es un comentario más. Sólo que no lo entiendo.


Belano: Mestre paseaba por el rastro como uno más. Mentira. Mestre nunca puede pasear como uno más. Mestre irradia luz.

Odile dijo...

¡Dime que te tiraste a su cuello y le suplicaste que se pusiera las Doc Martens y recitara Cavalo Morto con el acordeón! ;)

luna dijo...

Qué va Odile. Empezó a hablar de constelaciones.


Ah, te tengo en Eatme.


Y tengo tu peli!

Jaime Balano dijo...

Je, en tal caso, menuda situación almodovariana la de encontrarse con Mestre llevando un puñado de revistas porno ochenteras en la mano...

Por cierto, felicidades por el blog (y el formspring, y las entradas en Público, etc.). Algún día deberías contar cómo haces para sacar más de 24 horas a cada día...

Odile dijo...

Y yo quiero tenerte, de manera que cuando deje de dar tumbos y morirme de frío en las montañas he de hacerte una visita y escuchar tu vinílica compra!