10 junio 2010

Contra los poetas.


No voy a hablar de Gombrowicz porque su discurso Contra los poetas me parece un perfecto retrato del tipo de poeta que no me gusta. Del tipo, de los tipos, de los poetas, tantos, que no me gustan... De lo que quiero hablar aquí es del narrador, no contra el narrador, sí, contra lo que el narrador piensa del otro género. Como una lucha de sexos interminable en la que los narradores se esconden en sus trincheras para que ni un solo verso se filtre en sus camisas. No entiendo. No entiendo esa postura de los escritores a los que sin embargo leo con admiración, los que sin embargo ocultan en su prosa un magnífico lirismo, los que sin embargo son poetas aunque no lo quieran. Aunque lo detesten. Leo a menudo los blogs de algunos contemporáneos, Alberto Olmos o Juan Francisco Ferré, en cuyas entradas siempre aparecen pequeñas sentencias terribles: [...] la poesía, medio quizá inadecuado para afrontar la complejidad del mundo contemporáneo (Ferré dixit). ¿Pero terribles por qué? Terribles por el desprecio que desprenden, pero sobre todo, por lo veraces que son, pues resumen lo que Gombrowicz ya dijo. Lo que ya dijo bien de los malos poetas y mal de los buenos. A raíz de la revisión de Poetry is not dead he estado recopilando algunas citas de mis escritores predilectos, encuentro a Fante y a Foster Wallace haciendo hablar a sus personajes de poesía en estos términos de rechazo o inferioridad. —Estabas hablando de poesía. —Julie sonríe y le toca la mejilla a Faye. Nunca me ha gustado. Da demasiadas vueltas. Inclusocuando me gusta no es más que una manera retorcida de decir algo obvio, creo yo. Julie sonríe. Hay una separación entre sus incisivos. Bravo —dice—. Pero piensa que hay realmente poquísima gente que tenga el instrumental necesario para tratar con lo obvio (David Foster Wallace); o Incluso leí un libro de poesía. Aquel libro me puso enfermo, y dije que nunca volvería a leer otro. Aquella poetisa me cayó fatal. Me habría gustado verla una semanas trabajando en una fábrica de conservas. Seguro que la experiencia le cambia el estilo. (John Fante). Me hace gracia. Me parece un tema interesante que no se queda reflejado sólo en estos autores. Lo que más me sorprende de todos es que tienen una gran formación y son buenos lectores de poesía. Los admiro por ello, aunque no lo entiendo, qué más da. Mucho peor era aquel poeta de Almería, publicado en Visor que aseguraba que no leía novelas porque le parecían una pérdida de tiempo, que su inspiración era la poesía, género más elevado, divino donde los haya, ¡ay, coquetas palabras! Con declaraciones como esa sí puedo explicar los fragmentos más duros de Contra los poetas. Con discursos estériles como ese sí puedo comprender que los que nos dedicamos a la lírica parezcamos los pederastas de la literatura (Olmos dixit). Que nuestro género no mola nada. Que nuestra palabra es cursi y obvia. Que la poesía sí ha muerto y todo lo que leo o escribo no es más que una sucia mentira.

30 comentarios:

Pedro dijo...

"Nací para abrir las puertas a patadas aunque todavía no me haya dado cuenta"

u minúscula dijo...

a mí me gustó ese librito de Witold, aunque mucho menos que su Curso de filosofía en seis horas y cuarto. creo que Witold escribió ese libro directamente en castellano, cuando estaba en Argentina, no? me parece que en narración hay un juego económico que no está tan presente en poesía, ése sería un asunto a tener en cuenta. y si a alguien le parece que la poesía está muerta no me parece tanto problema, es incluso bueno, practiquemos el género muerto. un beso

ana dijo...

Con la mano del teñidor, en cambio, uno se pone contento de seguir leyendo (y escribiendo poesía) Fui feliz cuando compartí con Matias un texto tan grande como la alegría del aprendiz.
Poetry is not dead :-)

Esther dijo...

Podría contestar cien argumentos, pero mejor ir al grano (la poesía es la mejor para eso) y he recordado una frase: "Alejémonos de los que nos hacen daño. Pienso. Alejémonos de todos ellos"

.. no pierdas el tiempo, Lunita.

luna dijo...

Esther,

no creo que sea una pérdida de tiempo.

Es un tema muy interesante sobre el que reflexionar.


Un saludo!

Matzerath dijo...

¡Cómo mola jugar con el editor de Blogger XD!

Respecto a lo de la poesía, creo que es justo ese "lirismo" en la prosa lo que justifica la poca necesidad de poesía, y creo que es lo que suele decir Alberto Olmos, es más, un texto de prosa sin lirismo (sin poesía), un texto arrítmico, es una basura. Las instrucciones de una lavadora no son literatura.

Fíjate en cómo se ha deformado la poesía desde Homero hasta hoy, fíjate en lo que era en un principio, y lo que es ahora.

Querelle dijo...

oh, gran dolor. No sé si la sangre llega a desaparcer en la tierra seca.

Anónimo dijo...

¿Por qué los poetas se ofenden cuando alguien manifiesta abiertamente que no le gusta la 'poesía' de los 'poetas'? En cambio, un gentil poeta puede proclamar alegremente a los 4 vientos que no se ha leído un ensayo en su vida y se aplaude porque 'su sensiblidad es otra'.
La cancioncilla de la poesía a veces resulta francamente insoportable.

P. dijo...

Tal vez en el asunto de le expulsión de los poetas de la República nos olvidamos de distanciar el yo y el yo poético. Hay que tener en cuenta que también el yo poético puede ser un personaje de ficción. "El poeta es un fingidor..." y el ejemplo de los hetéronimos de Pessoa muchas veces se olvidan al plantearse estos temas.

guillermohector dijo...

Uno siempre desprecia lo que no puede conseguir, y el silencio se limpia la boca con la poesía.

a p n e i c a dijo...

adoro las sucias mentiras

verónica dijo...

qué acertado tu análisis,a mí siempre me ha parecido increíble que la gente prefiera generalizar antes de decir esto no me gusta y esto sí; pero es cierto que la relación con la poesía es peculiar hasta para los propios poetas, en el blog de alberto santamaría se hablaba estos días pasados contra los poetas "performáticos". en algún tiempo yo también pensé eso de que la poesía es "decir de forma retorcida algo obvio", hoy me parece una definición bonita.y además,¿cuántas novelas no son una metáfora todas ellas?

saludos

Anónimo dijo...

Yo creo que es uno de los peores textos de Witold, cierto. También me lo parece el curso de filosofía: son apuntes dispersos útiles para introducirse en la filosofía pero creo que en absoluto es un libro a tener en cuenta de alguna manera. Por cierto, es póstumo y está transcrito (o picado, mejor dicho) por Dominique de Roux. Gombrowicz JAMAS escribió en algún idioma que no fuera el polaco. Diarios, Ferdydurke y sobre todo Cosmos son, sin embargo, tres joyas del siglo XX.
Pienso que la prosa y la poesía son cosas totalmente distintas. Y cuando la poesía se introduce en la prosa a veces se acaba leyendo como prosa y no como poesía, lo que la limita mucho, creo. Tal vez sea un defecto como lector, pero me irrita la prosa desmedidamente poética (Buffalino o Dylan Thomas se me ocurren ahora mismo).

Los oficios terrestres dijo...

Creo que lo que se llama "acto o situación poética" es la base de toda escritura. No se dispararía ninguna prosa sin ella. Sin poesía en lo cotidiano, sin reinvención, no habría nada que dure, pareja, amante, amigos, vida. Esa vuelta de tuerca que puede ser la mirada del escritor es poesía. Como unas uñas mal pintadas, unas buenas piernas o la muerte trabajando. Envidio sanamente a los buenos poetas. Creo que son necesarios para que esto funcione. Es muy curioso el trato que se le da por parte de gente reconocida, como si ya hubiesen claudicado.
En fin, me gustaría realizar una lectura de poesía en Málaga pero no encuentro gente que se anime a hacerlo, que escriba, que diga presente.
Un gran saludo, Luna.

Damián

luna dijo...

Anónimo dijo...
¿Por qué los poetas se ofenden cuando alguien manifiesta abiertamente que no le gusta la 'poesía' de los 'poetas'? En cambio, un gentil poeta puede proclamar alegremente a los 4 vientos que no se ha leído un ensayo en su vida y se aplaude porque 'su sensiblidad es otra'.
La cancioncilla de la poesía a veces resulta francamente insoportable.

---------

Amigo anónimo, eso es lo que estoy mostrando aquí. La no comprensión: no entiendo al que dice No Poesía, generalizando sin más.

Y no entiendo al poeta que por escribir versos se cree divino, pues no lo es, para nada, lo que es es un capullo que vive en el mundo de Winnie the Pooh.

Y precisamente esa actitud patética es la que otros artistas o escritores resaltan e incluyen en sus escritos como una crítica no bien dirigida a la poesía.

Siento no haber expresado bien lo que quería decir en este texto.

Un saludo.

ana dijo...

¿Deformado? de Homero a...La poesía de Homero no es lírica.
Me temo que es lo que dice U, la poesía mueve vanidad, ego, símbolos y, a veces, da para merendar, como decía Aleixandre.
La prosa es una maquina de la industria cultural. La discusión del blog de Alberto Santamaria cuestionaba los resortes escénicos y espectaculares como gesto propedéutico, no atacaba a los poetas performaticos. ¿?
Lo ultimo, que no se confunda la poesía con la poesis. Creo que los poetas que rechazan a los narradores rechazan el principio ficcional, y se a quien te refieres, y prefieren la prosa que se ocupa de la historia,la biografía, el ensayo...
Nada, por lo demás, ahí esta Ashbery, Anne Carson, Anise Koltz, Transtromer, Robert Hass, Valerie Mejer, entre tantos y tantos. Esta claro que no escriben novelas.
Poetry is not dead.

u minúscula dijo...

oh.. el curso de filosofía es precioso, precisamente por eso, porque lo dictó cuando estaba muriendo.. y en cuanto al idioma, no es algo que dice él mismo en el texto Contra los poetas? Luna lo tienes a mano?

rosso dijo...

El hombre y sus limitaciones se manifiestan de muchas formas, por ejemplo en la intolerancia, que a veces se quiere vender como modernidad. Cuantas veces escuchamos decir que la pintura,poesía...etc "han muerto",
o incluso dentro de la pintura o poesía oimos que tal tendencia está ya "más que superada" o imbecilidades parecidas.(tendencias de mercado y competencia y dirigismo cultural).
Saludos Luna.

Anónimo dijo...

El curso de filosofía fue en Francia, ya casado con su mujercita veinteañera (Gombrowicz era un homosexual muy consecuente) y con De Roux grabándole testimonios a cascoporro. Claro, él les dio un curso (en francés supongo) y De Roux lo copio y lo publicó una vez muerto Gombrowicz. Es un libro ameno para introducirse en la filosofía pero pienso que no tiene un solo pensamiento original o que aporte algo nuevo. Es como el libro de filosofía de segundo de bachillerato pero bien explicado.

luna dijo...

De hecho en selectividad estudié filosofía sólo con ese libro.

u minúscula dijo...

le tengo cariño, me lo regaló mi padre cuando también estaba muriendo y todavía me quedaban dos cursos para hacer Selectividad.. nevermind, al final me voy a tener que poner a buscar mi ejemplar de 'Contra los poetas'. Aunque a estas alturas deberíamos estar todos leyendo como locos 'La seducción'

luna dijo...

Compré una edición preciosa en Arrebato pero la tengo en Almería.


Un abrazo.

Anónimo dijo...

Me has dado una idea porque ese no lo he leído(-:
A mi con 17 nadie me hablaba de Witoldo. Que envidia me dais...

Anónimo dijo...

Interesante tema, Luna, ya me imagino de que poeta almeriense estás hablando... Creo que todo poeta debería probar suerte con la narración (aunque sólo fuera para que le viéramos el plumero): como dijo Ezra Pound, la sobriedad de Thomas Hardy sólo se explicaba tras diez novelones soberbios... Al anónimo que critica el "estilo poético" en narrativa: ¿no son Nabokov o Proust poéticos (en el sentido que se centran en la propia expresión)?
Un beso,
Rafa Bellón

Vicente Luis Mora dijo...

Lee a DeLillo en vez de a D. F. Wallace, Luna; en casi todas sus novelas DeLillo desliza un párrafo sobre la poesía y su importancia para entender el sentido o el sinsentido del mundo.

Respecto a los egos, los hay en todos los géneros literarios... y en todas las profesiones, por desgracia.

Uno de los blogueros que citas siempre me pide que le envíe mis libros de poemas y los lee... ;))

Abrazos, Luna.

Portinari dijo...

En mi opinión, y sin haber leído palabra de Gombrowicz, el origen de este desprecio, si puede llamársele así, viene de las parcelas. No creo que ni prosa ni poesía estén tan distantes como quieren hacernos creer aquellos que sí las ven remotas, porque por dentro de ellos van otras aguas.
El fragmento de Wallace que pusiste me encantó.
Y creo que ahí está la clave, entre los incisivos de Julie cuando sonríe.
De las aguas habría que hablar otro rato, porque según estas, digo yo, la manera de entender, de acercarse, de mantener el equilibrio, será una u otra. Los acercamientos eran la clave de esa comprensión.

Y P., yo no creo en el yo poético como un ser ficcional; no podría creerme que ciertos poetas, a los que ya considero fuera de esta categoría, sean fingidores.
Creo que llevo por bandera "y el verbo se hizo carne". Desde esa explosión de cuerpos verbados ya no puedo pensar de manera tan radical como para desterrar de la república a los poetas.

Luna, a mí también me enervan los "poetas divinos" que dices.

Ah, los términos medios...

NubOsidad VaRiable dijo...

Abrumador, qué de respuestas!!
Yo cuando lo leí me quedé igual que
un Nacho S.
"Una incomodidad que puede leerse como cariñosa boutade, con lo que se corre el peligro de caer en la ceguera voluntaria, o como advertencia seria, lo que puede anular el goce de su divertida ironía."
A veces no deberíamos analizar tanto las cosas, caemos en el riesgo de DISECARLAS.

Anónimo dijo...

Leonard Cohen dice ser poeta porque lo que escribe "no llega al final de la cuartilla”, y por otro lado, afirma que "el arte poético es un veredicto, no una ocupación,” y que “un poema es algo sucio, maldito, ardiente, que tiene que agarrarse primero con las manos desnudas”.

¡Qué personaje! Fijo que no leyó a Witold. Y además canta!


Creo que me acordé de esas tres citas porque vienen en el mismo libro (El juego favorito, 1963), y a lo peor porque es una novela; dice Bolaño que a veces la prosa tensa más el arco que el poema (véase la descripción del pastel nupcial de Emma y Charles Bovary, el bicho llamado Odradek, o el monólogo de Molly Bloom).

¿En qué piensa Manuel Vilas cuando escribe España o Calor o una columna en el ABCD?

En lo mismo que Cohen cuando escribe canciones, poemas o novelas, en el arco.

un saludo y scusa por la extensión.

Dani dijo...

Estoy con Luna. Creo que lo que (nos) revienta es ese endiosamiento de los poetas. Cualquiera que alguna vez se haya puesto a escribir versos sabe que no hace falta ser divino de la muerte para eso, y que por más bien que lo hagas no dejarás de ser una simple personita. Por lo demás, esa puta pedantería no siempre es contagiosa, y a veces el poema se libra de la estupidez del poeta, pero me da a mí, Luna, que pasa menos veces de lo que nos gustaría. Después, claro, están los otros. Hasta yo, que soy un mal lector de poesía, leo con gusto a los poetas que saben que no son más que poetas (un Fonollosa, un Muñoz Rojas).

moreiras dijo...

Habría que empezar aclarando que poesía no es sinónimo a versos. La poesía es muy difícil no encontrarla en cualquiera de nuestros cotidianos gestos, así como la fantasía, o los sueños de día.