31 mayo 2010

Descubrirse el sexo, destaparse la palabra.


Escribo follar para Público. Escribir follar es más divertido que escribir poema. A veces los poemas se escriben follando, simplemente, follando. Otras veces ni se folla ni se escribe pero se leen fragmentos de otros libros que te hacen sentir lo mismo: eso del vientre. Ese temblor de rodillas. Eso del pecho. Leo a Mariano Peyrou. Leo: Temperatura voz y caliento mis cuerdas vocales con su último poemario, recién comprado en la caseta de Pre-textos. Leo: pero de todas las palabras del día sólo una es voz. Escribo: anarchy. Escribo: poetry. Releo sin vergüenza los cuadernos de otro tiempo.

9 comentarios:

Enrique M. dijo...

Ayer sonreí viendo, accidentalmente, fotos del Desierto. Mar en putrefacción, probablemente.

Un abrazo, Lili Brik.

luna dijo...

Abrazo marítimamente putrefacto. Imagino que te llegó Eso.
¿Verdad?

Muá.

Enrique M. dijo...

De momento no tengo noticia alguna sobre el envio.

luna dijo...

Jorl!
Mira tu buzón!
Que eran dos libros, aaa!

Helena Exquis dijo...

te comento aquí sobre el artículo del público que allí no se hacerlo: MUY BIEN, LUNA. Se sale :)

luna dijo...

Helena,
mil gracias,

qué tal todo?


Mua mua!

Helena Exquis dijo...

Bueno, aquí estamos. De verano laaargo e interesante (espero), que me he quedado ya de vacaciones. Y me siento bastante libre así que pienso disfrutar!
Muacala guapa!

costa sin mar dijo...

iuiuiuiui

Tomás Rivero dijo...

Eso, lo dicho: “A veces los poemas se escriben follando, simplemente, follando. Otras veces ni se folla ni se escribe pero se leen fragmentos de otros libros que te hacen sentir lo mismo: eso del vientre. Ese temblor de rodillas. Eso del pecho.” Lee “Fornicaciones”, para saber que eres el cuerpo que se está deconstruyendo: una ceniza precisa depositándose en esos desiertos que visitas: las playas parameras.

Viva Mayakovsky, a pesar de Lili Brik.
Tomás Rivero.