08 marzo 2010

Sobre unas ruinas encontradas.


Miro los árboles. Miro el árbol. Miro los árboles. Miro el árbol. Me mareo pensando que encuentro las ruinas (perfectas). No son ruinas si son perfectas. Las ruinas bajo el árbol de mi ventana. La perfección de un verso o una piedra. Dos mil diez es el año de los poemarios perdidos. El año de la edad azul: sí canta el pájaro.
Sí canta el pájaro.
Sí,
canta.
El árbol.

5 comentarios:

Enrique M. dijo...

¿Que pasara cuando el arbol de tu ventana quede reducido a cenizas?

Enrique M. dijo...

Por cierto, me gustaron bastante las grabaciones de Autoroc.

PD: aun tengo que escribirte.

luna dijo...

Cuando eso ocurra.



Me quedaré muda (sic).






Ganas de verte recitar al menos en los vídeos del youtube.


Love.

ana dijo...

cerrar podra mis ojos la postrera...querido enrique.
Esta entrada es preciosa.
muaka de alaska.

Georgina Hübner dijo...

A mí también me parece una gran entrada... Comparto esa admiración por la piedra y el verso, por el árbol y las plumas... Por todo aquello que tiene corazón :)
Un saludo.