03 enero 2010

Mujer Pública y vergüenza.



A veces el mundo me da mucha vergüenza.
Y por segunda vez recurro a esta cita maravillosa de Virginie Despentes:

Cuando te vuelves una chica pública, te dan palos por todos lados, de manera muy particular.Pero no hay que quejarse porque está mal visto. Hay que tener buen humor, tomárselo con distancia y tener un buen par de cojones para aguantarlo. Todas esas discusiones para saber si yo tenía derecho no a decir lo que decía. Una mujer. Mi sexo. Mi cuerpo. En todos los artículos, más bien de forma amable, por cierto. No, no se describe a un autor como se describe a una mujer. Nadie cree necesario decir que Houellebecq es guapo. De ser una mujer, y si a un número igual de hombres les hubieram gustado sus libros, habrían escrito sobre él que era guapa. O fea. Pero habríamos sabido lo que piensan sobre el tema. Y habrían intentado, en nueve de cada diez artículos, cantarle las cuarenta y explicarle, en detalle, por qué este hombre era tan desgraciado sexualmente. Le habrían dicho que era culpa suya, que no hacía las cosas correctamente, que no podía quejarse de nada. Y de paso, se hubieran reído de él: pero has visto qué cara tienes. Habrían sido extraordinariamente violentos con él, si, como mujer, hubiera dicho sobre el sexo y el amor con los hombres lo que él dice sobre el sexo y el amor con las mujeres. Con el mismo talento no hubiera habido el mismo trato. No querer a las mujeres, cuando se es hombre, es una actitud. No querer a los hombres cuando se es mujer, es una patología.
(Teoria King Kong, Editorial Melusina)

27 comentarios:

alberto dijo...

cuán cierto es

luna dijo...

Oui, Alberto. Despentes es maravillosa. Otras cosas no lo son. No lo son nada.

Como que te roben las gafas, lo siento mucho.

ana dijo...

un besito.

nata dijo...

ES que a veces el mundo es una maldita vergüenza.

Suscribo todo lo que dices en este post que, por cierto, me ha hecho pensar en "Un cuarto propio" de Virginia Woolf.

Saludos desde La Mancha!

alberto dijo...

http://www.hotelkafka.com/blogs/david_torres/2009/12/la-puta-envidia/

alberto dijo...

david torres me parece un poco así como casposo, va de duro.yo creo q le puedo.

luna dijo...

Con una foto de Diane Arbus, puedes a cualquiera, incluso a mi, que pego patadotas.

Anónimo dijo...

Hola Luna, he leido el jaleillo en Público pero, sobre todo, te he leido a ti.
Vales mucho.

un besote
y gracias.



Soledad

luna dijo...

Gracias a ti, Soledad.

saturniana dijo...

Un abrazo, lunita

Matzerath dijo...

Pasa que hay gente sin criterio que no entiende ciertas actitudes y las achaca a la ignorancia o a la incapacidad.

Verdades_como_truños dijo...

Sigue adelante!

Anónimo dijo...

¿Quieres decir que recibes palos por ser mujer? Menos mal que ademas no eres negra y judia. Es divertido ver a la gente retorciendo la realidad para que se adapte a sus neuras. Si me tiro pedos en publico es logico que haya gente que se tape la nariz por eso lo hago en casa.Y decir que el mundo es una verguenza es de un simplismo insultante que me hace pensar que el mundo es una verguenza

Anónimo dijo...

Por dónde empezar. En alguna entrevista, en la que se declaraba alcohólica (por eso decía no poder se parte de la academia francesa de letras), Marguerite Duras decía algo así como que los hombres muchas veces no soportan que la mujer escriba. Creo que en el fondo puede haber algo de eso. La sal por un lado. La pimienta: el mundo intelectualoide que desde un comienzo se nos presenta como un paraizo es un gran lodazal de egos donde de vez en cuando se encuentran unas perla.
Pero resulta que esta mujer citada, a la que voy a faltarle el respeto, se transformó con el primer libro que leí de ella, en mi autor favorito (autor/a). Hubiera querido hacer el amor con ella, o lo que ella hubiese querido hacer conmigo. Y no vi más fotos que de su rostro, pero me alcanza su obra.
El potencial de la mujer es increible.

Mis saludos, Luna.

Damián

Seth Fortuyn dijo...

Que les triabofeteen a todos. No sé cómo te habrás tomado esto, pero ánimo. De todos modos piensa que con 19 años estás ya con columna en Público.

Esa gente sólo llegará a comentarista de pacotilla. Personalmente, soy de los que clavaría la cabeza de mis enemigos en una estaca junto al televisor, pero no sé si desearles algún mal a esa caterva de idiotas te servirá de algo.

La cita, por cierto, es tremenda y viene que ni pintada.

Anónimo dijo...

Sí, he puesto "paraizo" ¿y qué?
Al menos firmo los comentarios con mi nombre; no como el anónimo (comentario anterior) que habla de simplismos y pedos.

Damián

luna dijo...

Sí, gracias.

De hecho lo que menos importa aquí es Público.

Lo que importa es esa cita magnífica.

Saludos!


Ah, Damián

Paradizzzzzze, mola, don’t worry.

Bisous aussu!

Anónimo dijo...

La copio.

Oche

Anónimo dijo...

Bueno, yo acepto que era de los que pensaba que estas cosas eran historias lloriconas de feministas reaccionarias, pero con el tiempo he ido viendo que es cierto.

El físico o la masculinidad de un escritor (o lo que sea) nunca es tema a comentar o criticar si es hombre, pero parece que cuando es mujer se abre la veda. También lo podemos ver en política, como diputados para hacer burla de miembras han recurrido a mofarse de su indumentaria.

"Y habrían intentado, en nueve de cada diez artículos, cantarle las cuarenta y explicarle, en detalle, por qué este hombre era tan desgraciado sexualmente"

sobre esto, quizás me equivoco, pero me da la impresión que en general; hay más mujeres que escriben en nombre de 'las mujeres' y cuando hablan de los hombres no hablan de los que han conocido sinó de 'los hombres' y con cierto tono misándrico; mientras que en el caso de escritores se tiende más a ofrecer una visión personal o particular. del asunto.

Uriuri

Filstrup dijo...

Houllebecq no acompañaba sus texto de fotos suyas enseñando muslamen.

luna dijo...

Y?

Anónimo dijo...

No te refugies en el victimismo ni te hagas la mártir...eso es propio de mediocres y enchufados que ocultan sus carencias agazapados en discursos demagógicos. El discurso que empleas denota falta de confianza y remordimientos de conciencia, a saber los motivos.

No es tu sexo (¡vaya simplez!) es tu carácter el que irrita a muchos, tus aires y, sobre todo, tu incoherencia y falta de honestidad con la que imagen que intencionadamente proyectas.

Lanzas la piedra y .... También por ello a veces el mundo es una maldita vergüenza.

UCM mate

luna dijo...

querido anónimo


la cita de Despentesn (a quien usted tacha de victimista, cuando, seguramente, ni la conozca ni la haya leído) lucha contra estupideces como la de su comentario que, sin duda demuestra que no ha comprendido nada, Nada, de lo que aquí se está diciendo.


no merece la pena hablar de la foto: usted ve provocación donde la quiere ver. es una foto artística, de un artista, en un lugar que usted no conoce. si se hubiera molestado en saber de qué va este blog se daría cuenta del sentido de la imagen.

remordimiento sólo uno, el de estar respondiendo a un cobarde anónimo como usted.


yo no lanzo piedras: yo lanzo todo lo que tengo.

si usted no lo quiere,

se va.

Anónimo dijo...

Moderadora, ni tacho a “Despentesn” de victimista, ni hablo de fotografía alguna. O has entendido poco o absorbes toda la animadversión que provocas -y no por los motivos que proclamas desde tu cruz arropada con tabús-, y la catalogas en bloque sin atender a matices ni a conjunciones adversativas. Creo que es ambas cosas. Además, ¿sabe usted que conozco, he leído o he comprendido para lanzarte al ruedo? Eso demuestra que escribes en un diario (como yo, por ejemplo, y muchos otros) pero desconoces el ejercicio periodístico. Además, ¿cuándo te proclamaron guía cultural? Es muy fácil caer, créeme. Un día cenas con Vila-Matas y crees que eres el primero en descubrir todo que cae en tus manos y tienes una misión. Anónimo no es sinónimo de cobarde siempre. Tú, en el fondo, también eres una anónima y muchas veces actúas de forma anónima, moderadora, aunque mutes la palabra y digas que es un ejercicio de estilo. Si se queda más tranquila le pongo un correo a su email con mis datos. Mientras siga lanzando la vajilla, es un caso sociológico divertido y humano.

Un abrazo

luna dijo...

Amigo anónimo.

Sigue usted sin comprender que este no es un blog de periodismo si no de poesía. Un blog que existe desde que tengo quince años y en el que escupo lo que me da la gana. Por eso tiene lectores, porque les gusta sentirse partícipes de esta especie de intimidad pública que las imágenes y textos escogidos muestran.
Por otro lado.
No soy periodista.
No quiero serlo.
Nadie ha dicho que yo lo sea.
Si te refieres a que has leído mis columnas en Público: sólo son un juego, una rendija para mostrar una voz más joven, una pequeña apuesta del medio. (Que me podía a haber elegido a mí o a cualquiera).

No confundamos, entonces, los espacios de discusión.


Y puesta a negar: tampoco me interesan sus datos de correo electrónico. No hay nada que justificarle ni que lanzarle.

Un saludo lunar.

manolo fernandez dijo...

Completamente de acuerdo... dependiendo de lo que quieras en la vida ser tía es una putada porque se mirará con lupa todo lo que hagas
saludos

Anónimo dijo...

Manolo el de arriba es una mujer, y dominatrix

Y Luna mujer pública.es y verguenza ,por hacer un trabajo que cualquier otra/o periodista haría mejor