08 enero 2010

El mal.


“Se recomienda muy seriamente que no suelte nada de dinero para ver ésta película”, que por supuesto los habitués del arte y ensayo pensaron que era una broma antipublicitaria inteligentemente irónica, así que soltaban su dinero a cambio de pequeños papelitos y entraban con sus chalecos de lana y vestidos sin mangas y se hinchaban de café expreso en el bar del teatro.

DFW


Me da igual lo que digan de Truman Capote. Tampoco me importa éste árbol o que sea de noche. Me da igual lo lejos que quede Vietnam. Lo grumoso que sea hoy el Colacao. Lo idiotas que parezcan mis versos. Tengo frío y estudio lenguajes que nunca utilizaré. El brazo de mi gato chino Amor Maneki se ha parado. No sube ni baja. Trae mala suerte. Trago grumos. Mancho mesa. Me quejo. Me pellizco. Me hago daño. Utilizo tu regalo. Escribo un poema. Eructo. No miren. No huelan. No paguen para ver esto.

6 comentarios:

ana dijo...

te queremos

Dillinger dijo...

He vuelto a la vida. Ya estoy aquí. Y vengo para enviarte saludos, abrazos y disparos al aire de su amigo Dillingerito.

Anónimo dijo...

y esos cuadros mágnificos o mágnificos cuadros?


sí, te queremos, afirmo y asiento.

Vladimir García Morales dijo...

muy bien usado ese plural

John Brown dijo...

http://www.youtube.com/watch?v=yIMI_f-ma5k
En fin...

luna dijo...

Esos cuadros son de El Rincón, cafetería hermosa en Malasaña.





Dillinger Love.




Love a tous.