19 enero 2010

Confesiones de una suicida en temporada de exámenes.


Henry-Lévy: «¿Por qué escribe usted?
Porque no se puede hacer el amor todo el día. ¿Por qué hace el amor?
Porque no se puede escribir todo el día.»

Llevo diez días, cuatro horas, ocho minutos y un segundo sin leer un jodido poema.
Dime tú, ahora, cuánto me quieres.

9 comentarios:

Gangrena Heidegger dijo...

Argh, los examenes son gangrena en la superficie oxidada de nuestros cerebros.

oLiMpia dijo...

Alejandra Pizarnik....ayer la visite y dejo esto para usted..

"Ojalá pudiera vivir solamente en éxtasis, haciendo el cuerpo del poema con mi cuerpo, rescatando cada frase con mis días y con mis semanas, infundiéndole al poema mi soplo a medida que cada letra de cada palabra haya sido sacrificada en las ceremonias del vivir"

saludos luna y no dejes que el sistema te absorbe

luna dijo...

Gangrenaza documental.


--------------------

Olimpia: hermoso,
gracias

un bisou.

Annabel M. Z. dijo...

no conocía esa cantante, me encantan los caballos y la cadencia de la voz

gracias

nuks dijo...

muy bueno,
nuks.

alberto dijo...

ayer te vi, sentada en la biblioteca de filosofía

evasiete dijo...

Si te suicidas en temporada de exámenes, por favor, resucítate despues de ellos.... por aquí te lo agradeceremos.

Lucía Olvidada dijo...

Bienvenida al club de los suicidas :)

Rafael Suárez Plácido dijo...

Si decides suicidarte: vale. Pero antes pásate por Sevilla unos días.