12 diciembre 2009

Moscow.





En la habitación 605, ejecutivos y diplomáticos
hablaron de la soledad antes que yo.

8 comentarios:

Raquel M. Soto dijo...

Luna!Qué envidia sanota me das!Rusia...siempre la veo tan lejana...pero a la vez tiene un encanto propio (además de frío frío y frío imagino).
Disfruta mucho.

Raquel M. Soto dijo...

Por cierto, yo si estuviese en Moscow hoy...me iba a ver a Shpongle!tocan esta noche!
http://www.myspace.com/therealshpongle

Matzerath dijo...

Hay que reconocer que te lo sabes montar.

Mosquivito dijo...

Si percibes algun indicio en la atmosfera moscovita de lo que ha hecho al ruso ser como es, hazmelo saber (y, evidentemente, si lo percibes, evitalo).

Y si no vuelves fumando puros, adorando los toros y odiando el vodka, sera una experiencia a olvidar.

luna dijo...

Haha.

ana dijo...

qué monos

Dillinger dijo...

Yo también quiero. Jo.

D.

Portinari dijo...

Esa mano sobre San Basilio.

Muy bonito.