13 diciembre 2009

Memorias del subsuelo.


Soy un hombre enfermo… Soy un hombre rabioso.
Dostoievski
Tengo los pechos hinchados y me duele la tripa, y no estoy embarazada, y también escupo flemas tricolores y como manzanas podridas, y no soy asquerosa. Tengo libros en ruso, tengo a Nabokov en ruso, tengo un resfriado ruso que me consume el cerebro, tengo hambre y como pasta sosa con fruta sosa y una chocolatina de regalo para alargar el sueño. Hace un año pensaba que la vida era una mierda y hoy no dejo de decir lo contrario. Hace un año me mataban. Hace un año leía a Tsvetaieva sin saber que hoy conocería a sus discípulas. No querer poesía es como no querer vivir. O eso pensaba, tonta de mí, que no quiero poesía y sin embargo vivo. Tengo el vientre suave y duermes a su lado. Tengo el pubis blanco y duermes a su lado. Tengo sueños leves y duermo sola y a mi lado sólo. Tengo diecinueve años y no les interesa mi opinión. Tengo novio. Tengo sífilis creativa. Tengo suerte, tengo mucha suerte.

8 comentarios:

Libertad dijo...

Me gusta. No me gusta. Bueno si, me gusta, pero es terrible.

vicio dijo...

Desgarradoramente bello.

estibaliz... dijo...

El país de la melancolía. Debe de ser mejor ahora que llega el invierno.

Queremos tu opinión. Siempre. Tus manzanas podridas.

Ríe la última.

LUG dijo...

Tienes suerte. Con o sin poesía. Con o sin versos rusos nevados de alegrías que, cómo no, fuman y beben vodka. Eres una luna nevada en la época del calentamiento global que quema, dicen, y retrasa los esputos tricolores.

Tienen suerte tus uñas en la plaza roja (¿Sigue siendo roja?)

Salud tovarich.

¿Tovarich?

José Antonio Garrido dijo...

Cuídate ese resfriado ruso, Luna, y disfruta.

juan bello dijo...

aprovecha la suerte entonces.

Tono Hedzberg dijo...

Y finalmente, señores,¡lo mejor es no hacer nada!¡lo mejor es la inercia consciente! Así pues, ¡viva el subsuelo!

John Brown dijo...

Al revés.
Aunque me estoy recuperando de lo mñio.
Ya voy escribiendo.
Besos.
Más besos.
Muchos más besos.
Y más abrazos aún.